Nuestra Señora Desatanudos

Cada vez es más conocida la devoción a Nuestra Señora de Knotenlöserin, en español “que desata los nudos”.

Por Andrés Felipe Lasso

 

1f5528072c081e1c5743b06ab5cc575b

La devoción a la Virgen en la advocación de Nuestra Señora Desatanudos (Knotenlöserin, en alemán) se ha venido propagando hace algunos años; en parte porque se conoce que el Papa Francisco tiene una firme relación con ella desde sus épocas de estudiante jesuita en Alemania, pero también porque ha sido adoptada como intercesora en los casos difíciles, reparadora de hogares y matrimonios en crisis.

Cabe aclarar que La Virgen María es solo una, la madre de Jesús, la elegida de Dios, pero su presencia es relacionada con diversidad de advocaciones que traen consigo un mensaje de esperanza para cada situación. Siendo Mayo el mes de maría el periódico EL CAMPESINO, quiere contarle algunas cosas acerca de la Virgen desatanudos.

Historia de la devoción

A principios del Siglo XVII, cerca de la ciudad de Augsburgo, hoy territorio Alemán, residía el padre Jakob Rem, conocido por su amor y pasión mariana; el cuál era frecuentemente visitado por todo tipo de personas para recibir de él la confesión, consejos o solamente pedirle oración. Un día llego hasta su recinto Wolfgang Langenmantel y su esposa Sofía, matrimonio que pasaba por un momento de crisis, a tal punto de la separación. El padre después de oírlos, aconsejarlos y despedirlos, empieza a rezar a la virgen maría por esta pareja y a desatar los pequeños nuditos de una opaca cinta matrimonial (antes usada para atar a la pareja que contraía matrimonio como signo de vínculo mutuo) que inexplicablemente tomo un color plateado brillante. Parece que este fenómeno fue la señal de que las cosas iban a mejorar; y así fue porque este matrimonio logró superar las dificultades que lo estancaban para así florecer en el amor cristiano y de familia.

En acción de gracias el Padre Hieronymus Ambrosius Langenmantel¸ familiar de estos esposos encarga una pintura al artista Johann Melchior Georg Schmittdner que se titula “Nuestra señora desatanudos” la cual no está relacionada a una aparición de la Virgen pero sí a una frase de San Irineo de finales del siglo II “el nudo de la desobediencia de Eva fue desatado por la obediencia de María”

La pintura

La pintura de “Nuestra Señora desatanudos” hoy sigue en la iglesia de San Pedro am Perlach en Augsburgo, donde inicialmente fue puesta y representa a la Inmaculada Concepción, iluminada por el Espíritu Santo, desatando los nudos de una cinta, quizá de matrimonio; a sus dos lados dos ángeles, el izquierdo ofreciéndole la cinta atada y el derecho sosteniendo la cinta desatada; a sus pies se encuentra la serpiente que bíblicamente representa el pecado; más abajo ilustra, en un escenario terrenal, unos hombres caminando por sendas oscuras que van aclarándose a medida que la Virgen desata los nudos. Es una hermosa expresión de María desatando a los hombres del pecado y las dificultades.

La relación de Francisco con la devoción a “Nuestra Señora Desatanudos”

Por los años 80 cuando el hoy Papa Francisco era apenas un joven sacerdote jesuita con menos de 10 años de ordenado, viajó a Alemania para realizar estudios de teología; a su vuelta y fascinado con la historia de esta devoción, trajo consigo unas laminitas con la imagen de La Virgen desatanudos; siendo el primero en traerla a la Argentina y posiblemente al continente Americano. Después ya siendo Arzobispo de Buenos Aires, el mismo encargó una pintura de mayor tamaño, para un templo de su diócesis, llamado San José de Talar; conocido actualmente como Santuario de Nuestra Señora que desata los nudos.

“Dios, que derrocha su gracia para sus hijos, quiere que nos confiemos a Ella, que le confiemos los nudos de nuestros pecados para que ella se los acerque a su hijo Jesús”.

Cardenal Jorge Mario Bergoglio, 8 de diciembre de 2011, al presidir la Eucaristía ante esta advocación.

Cada vez se populariza entre el pueblo cristiano esta devoción; muchas familias, enfermos, y fieles que atraviesan por situaciones de dificultad hoy se aferran a la intercesión de La Virgen María, en la advocación de “Nuestra Señora Desatanudos”.

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.