Nueva variedad de papa criolla mejoraría la producción en Cundinamarca

Ocarina, Dorada, Violeta y Paola son las variedades de papa criolla que incrementarían la producción de este tubérculo en Cundinamarca.

0
222
Foto: Mizuna.co

Cerca de 225 productores de los municipios de Subachoque, Zipacón, Bojacá, Villapinzón Sibaté y la zona rural de Bogotá se beneficiarían con la producción y calidad de la nueva variedad de papa criolla en Cundinamarca. Dicho producto se desarrolló en el marco de un proyecto desarrollado por la Universidad Nacional, donde se analizó el comportamiento de 7 variedades de papa criolla y algunas nativas.

“Lo que se está buscando es lograr paquetes tecnológicos que puedan ser aprovechados por los productores de cada una de las regiones… Se busca articular los mercados de Cundinamarca con el consumo de Bogotá, por eso se trabajó con esos 22 sistemas productivos que hacen parte de la canasta básica”, afirma Ingritts Marcela García, directora del Corredor Tecnológico Agroindustrial Bogotá-Cundinamarca de la Universidad Nacional.

Un dinamismo en el mercado se daría entre Cundinamarca y Bogotá, gracias a la alta tolerancia a gota (enfermedad más limitante del cultivo de papa criolla), ya que su cultivo  tiene un rendimiento similar a la producida en otras regiones de Colombia.

Por su parte, Wilson Hernán González, técnico operativo de la Secretaria de Agricultura de Sibaté, asegura que tener este tipo de productos de papa criolla son una buena alternativa para el productor cundinamarqués. “Nosotros a través de estos proyectos hacemos la transferencia de tecnología. Lo que hemos trabajado hasta hoy tiene una buena aceptación dentro de los productores y algunas críticas negativas desde el punto de vista de la variedad”.

La inversión de la Gobernación de Cundinamarca

El Gobierno departamental ha realizado jornadas de campo con la asistencia de representantes de la Universidad Nacional de Colombia, Corpoica, la Alcaldía Mayor de Bogotá y productores papa criolla de la región. Se piensa realizar una inversión de $1.889 millones para mejorar la producción de este tubérculo.

Para Óscar Eduardo Rodríguez, secretario encargado de Ciencia Tecnología e Innovación, durante dichas capacitaciones se ha “enfatizado en la utilización de técnicas de cultivo que sean racionales con el medio ambiente y con el bolsillo del agricultor”.

“Que se haga la siembra de una sola semilla de calidad por sitio, práctica que tradicionalmente se hace con más números de semillas de papa con características productivas eficientes, porque son aquellas papas llamadas “riche” que quedan de la selección de venta”, agregó Rodríguez Lozano. 

Por: Andrés Neira. Periodista.
Editor: Mónica Lozano. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here