#Opinión el que manda, manda

0
116

En muchas oportunidades hemos tenido que mandar. ¿Lo habremos hecho bien?.

Y en muchas otras ocasiones hemos tenido que obedecer.¿ Lo habremos hecho mal?.

Quizás en ambos casos han ocurrido situaciones lamentables y en otras, exitosas.

Para todo en la vida debemos prepararnos; también para mandar y para obedecer. Alguien conoce una escuela o un instituto donde haya una capacitación especial para una y otra cosa?

Por lo general en los planteles docentes se pide a los aprendices que obedezcan. Y esto ocurre casi permanentemente; los profesores mandan y los alumnos obedecen.

Y en los hogares se dice que los padres mandan y los hijos obedecen.

En los Estados mandan los gobernantes y los súbditos deben estar atentos a obedecer.

Ahora se dice que todos tenemos capacidades para ser líderes y que debemos serlo, es decir que debemos lograr que otros nos sigan, que acepten nuestros planteamientos, que vayan en pos de nuestras propuestas. Y para no aparecer como machistas, se habla de lideresas y de líderes.

¿en la casa quién manda? Y ¿quién obedece? Y ¿está bien que así sea?

Alguien dijo que para saber mandar hay que aprender a obedecer. Y quién sabe si alguien  puede opinar que para saber obedecer hay que aprender a mandar.

De todos modos tenemos que pensar que el ejercicio de estos verbos debe tener algunas condiciones y es posible que refranes y dichos sobre ellos tengan algunas razones.

La obediencia debe ser inmediata. El que manda, manda aun cuando mande mal.

Mandón es quien manda más de lo que le toca.  Mandamás es el que ostenta demasiado su autoridad.

Obediencia ciega es la que no mira las razones ni motivos de quien manda.

Obediencia debida es la que se rinde al superior jerárquico y esto exime de responsabilidad en los delitos. Los hijos deben obedecer a sus padres.

Cuando se puede elegir a quien va a mandar, hay que escoger bien. Los pueblos tienen que fijarse, para elegir a quien va a gobernarlos y tratar de no equivocarse. Y todos tenemos el deber de colaborar para que quien tiene la autoridad pueda decidir lo que más convenga a la comunidad.

Elijamos al mejor.

Por: Luis Salas. Equipo Editorial El Campesino

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here