#Opinión Vote y no bote el voto

0
568
Tomada de : Zona Cero
Tomada de : Zona Cero

Estamos próximos a dos oportunidades muy importantes de intervenir en el futuro de Colombia. En marzo se escogen los Congresistas, es decir, el poder legislativo. Y en mayo se elige al Presidente de la República, es decir, el poder ejecutivo.

El voto es la expresión de los ciudadanos. Hay que hacer todo lo posible para que no sea un fraude, una trampa, una mentira.

Es un derecho el ejercicio de la ciudadanía y es un deber participar en la vida de la nación.

Se dice que la democracia es el gobierno del pueblo y el pueblo somos todos, todos los habitantes y  no solamente los  pobres, los que no son miembros de la oligarquía o de las clases adineradas. Le puede interesar #Opinión – Sobre el proceso electoral: ¡Usted puede decidir y votar!

Todos debemos contribuir al bien común. Se requiere buen comportamiento de quienes vivimos en el país.

La abstención, es decir, el no votar, se presenta en todas partes y por lo tanto aquí también. Pero esto no  determina que eso sea bueno. También en todas partes hay violencia y hay robos pero eso no quiere decir que así debe ser.

Tenemos que votar. No hay que esperar a que las minorías escojan. La mayoría debemos elegir.

Colombianos quejumbrosos

Somos quejumbrosos. Nos quejamos del poder judicial  diciendo que los jueces se venden, que  no hay justicia, que no se castiga a los delincuentes.  Del gobierno porque no ejerce la autoridad, porque manda o porque no manda.  Nos quejamos del Congreso porque no hace las leyes que el país necesita para organizarse bien.  Y somos los electores los que escogemos a los gobernantes. Le puede interesar A Dios rogando y con el mazo dando 

El que puede votar tiene que hacerlo

Nuestra decisión es valiosa. Cada uno cuenta. Nuestro deber es tratar de conocer las propuestas y propósitos de los candidatos, para seleccionar y escoger al que  parece mejor.

El que puede votar tiene que hacerlo, a conciencia, por el mejor. No debemos esperar a que los demás elijan, para  luego inculparlos por que escogieron mal.

Cada uno tiene su conciencia, su manera de analizar  y juzgar.  No quiere decir que todo lo que yo piense o elija sea bueno. Yo puedo estar equivocado, puedo estar en un error. Por eso es importante ilustrarnos, informarnos, ver las cosas desde varios puntos. Hay que tener en cuenta las opiniones ajenas y formar la propia. A veces tenemos que cambiar. La patria está por encima de los partidos.

Y al votar hay que hacerlo correctamente para que no se pierda el voto, para que sea válido,  que no se anule, que no se bote. El voto no debe ser falso.

Ojalá aprovechemos estas dos elecciones para engrandecer al país, para ayudar al bien general, para colaborar al progreso, la justicia, la paz. ¡Votemos bien!

Por: Luis Salas. Equipo Editorial El Campesino.
Editor:
Ana María Rizo Díaz. Periodista – Editora. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here