Paisajes rurales que prefieren los bogotanos

El paisaje rural no está muy lejos de la ciudad. Los bogotanos cuentan con diversas opciones cuando quieren entrar en contacto con la naturaleza.

Encontrar un paisaje rural cerca de Bogotá no es una tarea difícil. Sus alrededores pueden llegar a ser espacios perfectos para quienes quieren escapar de la rutina del trabajo, los estudios, el tráfico y la algarabía típica de una metrópoli; para tener contacto con la naturaleza, respirar aire limpio y  disfrutar de una hermosa vista.

 

Paisajes rurales que prefieren los bogotano

Parque Natural Chicaque

Entre las diversas opciones, una de las preferidas por los bogotanos es la visita al parque temático Jaime Duque, ubicado en el municipio de Tocancipá, en el Km 34 de la Autopista Norte, a menos de una hora de la capital colombiana. Esta frece a sus visitantes un espacio de entretenimiento familiar ligado con la cultura y el aprendizaje.

Para quienes, prefieren adentrarse en la naturaleza y hacer turismo ecológico, a solo media hora de  Bogotá, en el municipio de Soacha, se encuentra el Parque Nacional Natural  Chicaque, que hace parte de la Unidad de Reservas Nacionales. Chicaque es un bosque de niebla en el que se pueden encontrar más de 200 especies de aves, 20 de mamíferos y 7 tipos de bosques en donde crecen innumerables especies de plantas. Además de cabalgatas, caminatas ecológicas y algunos deportes extremos, también es posible alojarse por unos días.

El parque cuenta con el eco-hotel El Refugio, un hostal de montaña enteramente construido en madera, con capacidad de alojamiento para 35 personas y cabañas completamente amobladas, pero para quienes quieren probar nuevas experiencias, en Chicaque, existe la posibilidad de dormir en la copa de los árboles y disfrutar desde allí del paisaje rural, con lo que ellos llaman Nidos, casas fabricadas en árboles, amobladas para la comodidad de sus visitantes.

Conocer la historia, también es una buena opción. El Parque Arqueológico Piedras del Tunjo está ubicado en el casco urbano del Municipio de Facatativá, conocido también Como Piedras de Tunja; cercado de los Zipas o Santuario de la Rana. Es un lugar muy concurrido por los habitantes de Bogotá, en el que al mismo tiempo que se  disfruta de un paisaje rural, es posible conocer el arte rupestre, en las enormes rocas que allí se encuentran y que datan de 12.000 años atrás.

Actualmente, el parque se encuentra en un proceso de recuperación, debido al mal uso por parte de los visitantes, que causó un deterioro de los pictogramas, por lo que ahora el parque constituye uno de los destinos elegidos por quienes se interesan por la historia de las culturas prehispánicas que habitaron el altiplano cundiboyacense.

Un plan, que hasta hace unos años no era muy conocido, es acampar. El embalse del Neusa, ubicado al noroccidente de la Sabana de Bogotá, en los municipios de Cogua y Tausa,  se ha convertido en un lugar altamente turístico, debido a su hermoso paisaje rural y natural que permite a sus visitantes acampar en medio de la tranquilidad que ofrece el lugar. Cuenta con  una amplia zona de camping divida en 10 partes, en las que se encuentran baños, parrillas, zonas de parqueo y además la posibilidad de realizar pesca deportiva y paseo en lancha

Es claro, que las posibilidades que tienen los bogotanos para salir de la rutina, sin irse muy lejos de casa son muchas. Además, de entrar en contacto con la naturaleza, es posible  disfrutar del paisaje rural y conocer un poco más de la cultura, la historia, la fauna y la flora que hacen parte de nuestro país. Un paisaje rural.

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.