El pan de Sagú: una receta imperdible al visitar Fosca, Cundinamarca

Este cultivo también conocido como achira colombiana, es un tubérculo del que se extrae la harina para hacer diferentes productos alimenticios como arepas, colada y pan.

0
2610
foscacund.com

El pan de Segú es uno de los principales atractivos para el paladar de los visitantes que llegan al municipio de Fosca, Cundinamarca. Un territorio ubicado a 62 kilómetros de Bogotá y cuyo nombre significa: “Tierra enmarañada, bosque donde vierte agua”.

Su principal actividad económica se basa en la agricultura, y uno de sus principales cultivos es el de Sagú, cuyas hojas son similares a las de la mata de Chisgua, de la cual se usan las hojas para envolver tamales. 

Este cultivo también conocido como achira colombiana, es un tubérculo del que se extrae la harina para hacer diferentes productos alimenticios como arepas, colada y pan. Es así como los fosqueños, mantiene vivas sus tradiciones ancestrales gastronómicas y culturales y hoy día continúan deleitando a los visitantes con estos deleites a partir de este tubérculo.

“El Sagú se siembra en enero o a principios de febrero y se saca en diciembre para secar. Luego se lava la raíz, se pela, posteriormente se ralla con un rallador, se lleva a una artesa con agua y se le va cambiando hasta que quede blanca la masa, se saca y se asolea en un plástico hasta que esté seca y queda lista para usar”, cuentan los pobladores.

¿Cómo se prepara?

Alirio, uno de los expertos de su pueblo en producir pan de sagú, cuenta que ahora existen unos aparatos para moler el sagú, llamados tren de moler. Con este es más rápido el proceso, aunque enfatiza que en el campo todavía se hace manualmente con ingredientes como mantequilla, huevos, queso, sal y, por supuesto, no puede faltar la harina de sagú.

Por ejemplo, Ruby Quevedo, habitante de la vereda California de Fosca, cuenta que se trata de una tradición que en su pueblo ha existido desde. “la aprendí de mis padres y así seguiremos en la lucha”, expresa. (Le puede interesar: Fosca aprende y emprende, tierra de productores paneleros)

Mientras prepara uno de esos panes da su receta, “para hacer el pan de sagú se revuelve cuajada y queso, se le echa mantequilla, dependiendo la cantidad que se vaya a hacer, se le agrega harina de Sagú, se revuelve y que quede seco. La cuajada debe ser bien seca, porque si va con suero no sirve, luego se arma y que quede bien blanda a punta de sobijo”.

El pan recién hecho, sale de un horno de leña construido por ellos mismos, allí se cocina y luego sale para el consumo. Una receta, cuentan los turistas que han podido degustarlo, perfecto para los días de frío junto a un café colombiano.

“Conocer Fosca es conocer la alfombra que se teje con el amor de su gente. Esto lo podemos ver en sus atractivos gastronómicos, que nos ofrecen un pueblo tranquilo, en tierra fría, pero con un inmenso calor humano y gente acogedora”, asegura un turista.

 Por: Mery Adelaida Dimaté Ardila. Reportera Rural.
Editor: Mónica Lozano – Periodista y Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here