Para cantar con el tiple: el ruiseñor de América

0
687

La música acompaña  al campesino todos los días, las melodías latinoamericanas como las de Julio Jaramillo y Olímpo Cárdenas llegaban a las fincas alegrando y amenizando las horas de trabajo y como negarlo, todas las horas de bohemia, cerveza, billar y cartas.

Por: Periódico El Campesino

Al encender la radio por la década de los años cuarenta, los acordes de las guitarras eran los que predominaban, los tríos que interpretaban magistrales boleros  entretenían a la familia, prender la radio era todo un evento en el hogar y claro, también la finca.

Imagen: superplayer.fm
Imagen: superplayer.fm

Julio Jaramillo Laurido nació en en Guayaquil, en el vecino país del Ecuador en 1935, Jaramillo  desde muy pequeño padeció de graves enfermedades que a la larga diezmaron su salud. Al acabar la escuela Julio empezó a trabajar como ayudante de zapatero, tenia que ayudar con las finanzas de su hogar.

Desde muy joven en Guayaquil, empezó a ser reconocido en los bares por su cálida y melodiosa voz, a tal punto que empezó a ganar renombre por sus cortas participaciones en la radio local, radio cóndor. Para la década de los años 50 Julio ya recorría algunos pueblos del Ecuador junto a dos amigos cantando y tocando la guitarra.

Para el año de 1954 grabo su primer disco, pobre mi madre querida, a  partir de esa grabación empezaría un camino lleno de reconocimientos nacionaesl  y sobre todo internacionales. Los boleros que interpretaba empezaron a llegar a las radios de Colombia, Venezuela, Chile y Argentina.

El mismo cantante afirmaría que la vida bohemia y parrandera era la que le gustaba, la frenética carrera musical  no acabo del todo bien, sumido en la pobreza y en el abandono en su natal Guyaquil, moriría sin cumplir los 50 años de edad, una cirrosis  aguda paulatinamente fue acabando con  una de las voces más queridas de la música latinoamericana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here