Pasión de Jesús es un ejemplo a seguir

Pasión es la fusión de dos afectos, del dolor y del amor, que finalmente terminan en el gozo de la misión cumplida.

Por Rubén Gil

PASION3

Pasión es un afecto en el ser humano que no necesariamente es sinónimo de dolor y sufrimiento, aunque la palabra como tal que proviene del latín passio significa padecer. La pasión está cargada de un fuerte afecto amoroso.

La pasión es una palabra nuclear dentro de la celebración de Semana Santa y se refiere específicamente a los días que vivió Jesucristo desde su apresamiento hasta su crucifixión, que posteriormente lo condujo a su muerte.

Muchas personas asocian la pasión de Jesucristo con los momentos de dolor y sufrimiento, por ejemplo los azotes, la coronación de espinas, la cruz pesada, los clavos en las manos y en los pies, o la lanza en el costado; pero la pasión de Jesucristo es mucho más que padecimiento; es la satisfacción de la misión cumplida.

En una mirada meramente humana se podría señalar que el sufrimiento de Jesús es lo que destaca la pasión, pero no es así necesariamente puesto que fue mayor su gozo que su dolor; es decir, su gozo fue tan grande que redujo su dolor. Jesús no está de acuerdo con el dolor, más aún lo rechaza; pero sí está de acuerdo con la pasión, que es todo aquello que presenta una finalidad amorosa como lo que pasó con los momentos previos a su muerte, que aun estando cargados de inmenso dolor físico, de ninguna manera prevalecieron sobre el gozo espiritual. En el evangelio de San Lucas, capítulo 22, versículo 42, se recuerda lo que dijo Jesús al respecto: “Padre si es posible aparta de mi este cáliz. Pero que no se haga mi voluntad sino la tuya”.

PASION2Hacer memoria de la pasión de Jesucristo en Semana Santa, representa el recuerdo de la misión que Dios ha encomendado a cada uno de sus hijos. Y toda misión exige momentos de padecimiento, pero que de ninguna manera frenan el objetivo último. La pasión de Jesucristo es el ejemplo a seguir para todo aquel que descubra la misión que Dios ha puesto a su cargo. Así por ejemplo, la persona que descubra la misión de ser abogado, debe actuar de manera tan correcta, que aun viendo su vida en peligro sea capaz de superar las afrentas y el miedo porque la satisfacción del deber cumplido supera todo aquello que genera padecimiento.

Y por ningún motivo se puede confundir la pasión con el masoquismo, ya que el masoquismo es el placer individual que produce el dolor autoinfligido, mientras que la pasión es el gozo en beneficio de los demás que produce el dolor aceptado sin ser adquirido.

Una excelente explicación acerca de la pasión la dio San Juan Pablo II en su carta apostólica “salvifici doloris”, donde explica cómo el sufrimiento puede superarse cuando se descubre el gozo de la misión a la que se está llamado.

Todas las personas que se sienten apasionadas por su profesión o por la labor que desempeñan, deben comprender que su mayor gozo está en el darse a los demás, es decir, en el servir a los demás aunque ello represente algún tipo de sufrimiento.

  1. digennykarolpalacios 13 abril, 2015, 6:09 pm

    me párese muy bueno recordar la muerte de nuestro señor Jesucristo por q el dio la vida por nosotros y es muy bueno q recordemos todo el dolor q paso nuestro señor jesucristo

    Responder

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.