Piedad popular entre el bien y el mal

Piedad popular es un tema que la iglesia católica debe observar con lupa para no pecar por ignorancia.

piedad popular3

Por Rubén Gil

 

Piedad popular hace parte de las manifestaciones de fe de la comunidad cristiana católica. La piedad popular nació como un culto de interpretación privado de los fieles católicos que buscaban integrar las prácticas religiosas con las culturales. Por eso que se dice que la piedad popular creció sin el consentimiento de la iglesia católica oficial. Sin embargo, fue tanto el desarrollo de la piedad popular que la iglesia oficial buscó la manera de integrar algunos de estos cultos al ordenamiento litúrgico. En Colombia son comunes las festividades religiosas católicas que hacen parte de las prácticas de piedad popular. Por ejemplo, algunas de las fiestas y actos de piedad popular que la iglesia acogió y que hoy los colombianos celebran son, la Navidad, el sagrado corazón de Jesús, el inmaculado corazón de María, la devoción al divino Niño Jesús, la fiesta de Santa Marta o las peregrinaciones a diversos santuarios.

La iglesia reconopiedad popularce que la piedad popular ha servido para inculturar la fe en muchos lugares del mundo, pero también que muchos de estos ejercicios son supersticiones y que, por ende, están a favor de lo que el mismo Jesús denunciaba, de la idolatría y el paganismo. Es por ello que la Iglesia estudia con mucho detenimiento cada caso nuevo de manifestación popular de la piedad que se presenta. El Vaticano es muy cuidadoso en estos casos y antes de emitir cualquier juicio al respecto designa un equipo especial de clérigos para estudiar cada caso particular. Lo cierto es que, independientemente del caso que estudie, la Iglesia no puede prohibir las prácticas de piedad de los fieles, pero sí puede advertir que la práctica de ciertos ritos no son considerados como cultos a Dios.

El papa Francisco en su exhortación apostólica Evangelii Gaudium refiriéndose al tema de la piedad popular, dice: “Es imperiosa la necesidad de evangelizar las culturas para inculturar el Evangelio. En los países de tradición católica se tratará de acompañar, cuidar y fortalecer la riqueza que ya existe, y en los países de otras tradiciones religiosas o profundamente secularizados se tratará de procurar nuevos procesos de evangelización de la cultura, aunque supongan proyectos a muy largo plazo. No podemos, sin embargo, desconocer que siempre hay un llamado al crecimiento. Toda cultura y todo grupo social necesitan purificación y maduración. En el caso de las culturas populares de pueblos católicos, podemos reconocer algunas debilidades que todavía deben ser sanadas por el Evangelio: el machismo, el alcoholismo, la violencia doméstica, una escasa participación en la Eucaristía, creencias fatalistas o supersticiosas que hacen recurrir a la brujería, etc. Pero es precisamente la piedad popular el mejor punto de partida para sanarlas y liberarlas.”

Una práctica devocional como las que están enmarcadas dentro de la piedad popular puede alejar a la persona del verdadero sentido de la fe católica cuando se quiere buscar un interés particular o cuando quiere hacerse de carácter privado.

La Iglesia desea que las prácticas de piedad popular ayuden a la persona a fortalecer su fe como verdaderos cristianos y es por ello que pide a todos los católicos revisar que los ejercicios devocionales que practique tengan como centro al único Dios y Señor. De lo contrario se estarán adorando falsos dioses.

piedad popular2

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.