Poesía al campesino, un legado para Colombia de una mujer antioqueña

Más de 500 escritos de Poesía al campesino Antioqueño, al amor, la naturaleza y a la paz.

Por Miguel Angel Arango

Nuestra esfera se agota

tú lo vez señor, cuanta tierra

llora sangre, tú lo sabes mejor”

 Este es uno de esos apartes de poesía al campesino y a su tierra, que brotan a diario de una Antioqueña escritora.

Una de las razones por las cuales muchos colombianos sentimos esa arenita en el ojo con nuestros queridos compatriotas paisas, es porque aparte de inteligentes para los negocios en su esencia, existe un tinte cultural de historiador o escritor de  poesía al campesino, dado  siempre por sus abuelos, y  eso se siente casi que en el ambiente cuando uno conoce un antioqueño.

Poesía al campesino, un legado para Colombia de una mujer antioqueña

Una noche después de uno de esos viajes interminables de Bogotá hacia Medellín tuve el placer de conocer a Estefanía Gómez, Jovencita Antioqueña que nadie creería que ya es universitaria. Solo con escuchar las cosas que habla me di cuenta que detrás de esa niña hay alguien muy culto, así que investigando me encontré con una persona maravillosa amada por todos, llena de cultura, de  poesía  al campesino con su toque de romanticismo; romanticismo que nació el 11 de Abril de 1936 en Santo Domingo Antioquia, ella es doña María Mercedes Montoya de Arango, con tan solo tercer grado de primaria,  y que con nueve hijos que criar  arranco del arte de ser mama,  tiempo para las letras y escribe con la dulzura de la miel fina, a sus 78 años sigue escribiendo poesía al campesino Antioqueño y ella dice que mal contados tendrá más de 500 poemas.

Quiero compartir la obra de Doña María Mercedes, para que los niños, jóvenes, adultos de Antioquia y el país entero, no pierdan este legado cultural de la poesía al campesino y se  embriaguen de amor y pasión al leer los poemas de esta  Antioqueña, espero que la Gobernación del departamento, haga algo por la poesía al campesino Antioqueño, para  que estas letras estén en una Biblioteca de la  ciudad y si es posible de Colombia, para que los profesores los usen, para que nuestros niños declamen poesía al campesino y regresen al punto sensible de la inspiración, el amor, para que le escriban más al creador, a la naturaleza y sus más amados seres en la tierra,  que por pocas horas a la semana usen la tableta para llenarla de poesía al campesino y tengan en sus manos un poema.

Doña Mercedes, donde quiera que este,  sencillamente gracias por su aporte a la cultura de Antioquia y Colombia.

Etiquetado con

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.