Prevenga el chikunguña durante Semana Santa

Chikunguña, la enfermedad que se debe prevenir en caso de que no quiera volver de su Semana Santa, sintiéndose mal.

Por: Stephanie Moreno Torregrosa

Chikunguña, es una enfermedad que es transmitida por el mosquito aedes aegypti, el cual es el mismo vector transmisor del dengue, por lo que es necesario que para esta Semana Santa, los viajeros que quieran visitar las zonas endémicas donde se encuentra este insecto, tengan en cuenta algunas prevenciones.

“Existen departamentos con problemas de saneamiento básico como los de la costa Caribe porque en Cartagena hay botaderos de llantas y allí cuando llueve crece el aedes aegypti; hay también departamentos que carecen de acueducto y esto hace que la gente acumule agua y allí es potencial criadero para que crezca el mosquito”, indicó en un comunicado el Viceministro de Salud Pública y Prestación de Servicios, Fernando Ruíz Gómez.

El departamento del Valle del Cauca es uno de los que más mosquitos infectados tiene, ya que como lo han señalado las autoridades presenta problemas estructurales o arquitectónicos, como los sumideros en su alcantarillado, por lo que es propicio para que las aguas lluvias permitan la proliferación del vector.

“Hay departamentos fronterizos vulnerables como Norte de Santander porque no se puede controlar lo que- sucede en el vecino país y el tránsito de gente es mayor. Recordemos que la epidemia de chikunguña en Las Américas se inició por Venezuela”, señaló Ruíz Gómez.

A su vez, agregó que “para las personas que viajan a lugares donde van a estar expuestas al vector estamos reiterando el mensaje de prevención con el uso de repelente (para adultos y para menores), se están repartiendo volantes en peajes con las recomendaciones de cuidado personal y comunitario, concientizando también al gremio turístico sobre el tema”.

A la fecha e el país se han reportado más de 233 mil casos, y pese a que es una cifra significativa en lugares como la Costa Atlántica, el número de contagios ha disminuido por las prevenciones que están tomando los turistas y los mismo residentes de las ciudades y municipios endémicos del chikunguña.

Aedes aegypti, mosquito transmisor del chikunguña

Aedes aegypti, mosquito transmisor del chikunguña

PREVENGA EL CHIKUNGUÑA EN SU CASA

Para evitar que este mosquito esté en su casa el Ministerio de Salud informó sobre algunas recomendaciones que usted debe tener en cuenta, tales como:

– Eliminar los criaderos que se forman donde hay agua limpia como floreros, materas, bebederos de agua de animales.
– Lavar cada ocho días tanques y albercas que almacenen agua limpia, aplicando jabón y cloro con una esponja por encima del nivel hasta donde llega el agua y luego con un cepillo de cerdas duras restregar las paredes del interior.
– Mantener bien tapados los recipientes donde se guarde agua limpia para el consumo.
– Limpiar los patios y zonas cercanas a su casa de llantas, botellas, chatarras o charcos donde se acumula agua limpia.
– Participar en las jornadas comunitarias de recolección de inservibles o promocionar estas con sus vecinos.

PARA QUE NO LO PIQUE EL MOSQUITO

– Use ropa que cubra la mayor parte del cuerpo.
– Use repelente en la piel descubierta y en la ropa siguiendo las instrucciones de uso.
– Use matazancudos, mosquiteros o toldillos.

MITOS DEL CHIKUNGUÑA

(Información brindada por el Ministerio de Salud)

-Es FALSO que el chikunguña se transmita por vía aérea, es decir a través de partículas suspendidas en el aire. Este virus es transmitido única y exclusivamente por la picadura del mosquito (vector) Aedes aegypti y Aedes albopictus.

-Es FALSO que el virus se transmita de persona a persona. Este virus requiere del vector para poder realizar el contagio del virus. Se puede transmitir de manera vertical, es decir una mujer embarazada puede transmitirlo a su recién nacido.

-Es FALSO que el virus del chikunguña se transmita mediante la lactancia materna. No existe evidencia científica que demuestre esta clase de transmisión.

-Es FALSO que la tiamina sea el remedio infalible para repeler el mosquito Aedes aegypti. No hay evidencia científica que así lo compruebe.

-Es FALSO que el chikunguña repita. Este virus deja inmunidad de por vida. Lo que sucede es que en 2 por ciento de los casos pueden presentar cronicidad y los síntomas, como dolores e inflamación articular, pueden extenderse más allá de los tres meses.

-Es FALSO que TODOS los pacientes con chikunguña deban ir de manera inmediata al médico. Esta remisión se debe priorizar para los grupos vulnerables como mujeres en estado de embarazo, personas con enfermedades de base (hipertensión, cardiopatías, cáncer, diabetes y VIH, entre otras), lactantes, menores de 5 años y adultos mayores de 60 cuyo sistema inmunológico tiene una respuesta menor.

-Es FALSO que las llamadas ‘bombas’, ‘matrimonios’ o “cocteles” sean efectivos para el tratamiento del virus. Lo indicado es reposo, hidratación y manejo de la fiebre y el dolor con acetaminofén (sin superar los 4 gramos al día o 75mg/kg/día); la automedicación con corticoides puede generar daños renales y en otros sistemas más graves que inclusive el mismo virus.

– Es FALSO que las aspersiones y fumigaciones con avionetas sean la respuesta para acabar con los potenciales criaderos del mosquito Aedes aegypti. Manejar de manera adecuada elementos inservibles, cepillar semanalmente las paredes de albercas o donde se almacena agua, tapar adecuadamente tanques y otros recipientes son algunas de las medidas que la comunidad debe realizar para evitar la proliferación del mosquito.

-Es FALSO que en pantanos y charcos de agua sucia se reproduzca el vector. El Aedes aegypti y el Aedes albopictus requieren de agua limpia para que la hembra deposite sus huevos y estos se conviertan en potenciales mosquitos que transmiten el virus.

-Es FALSO que si una persona infectada con chikunguña toma licor muera. Toda persona que padece una enfermedad debe cuidarse y abstenerse de bebidas alcohólicas. Un paciente con chikunguña debe mantenerse hidratado y el virus puede afectar de manera severa a grupos vulnerables como mujeres embarazadas, lactantes, menores de 5 años y adultos mayores de 60 años con enfermedades de base

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.