Que tan productivo es linchar a un  ladrón

El linchamiento social es para unos un acto gravísimo de degradación social, para otros un acto simple de defensa propia y resarcimiento de sus derechos o una simple venganza.

*Por Helbert Leal

“Toca darle duro”, “Que trabaje”, “mantén a ese hijo de mujer que alquila su cuerpo por dinero”; sumado a una serie más improperios e insultos acompañados  de incontables  golpes contra la persona que es atrapada delinquiendo, ese es al parecer el último recurso del ciudadano para frenar la escalada de violencia e inseguridad que muchos dicen viene incrementándose pero que al contrario de lo que las estadísticas puedan afirmar siempre ha estado presente.

Que tan productivo es linchar a un  ladrón

El linchamiento social es para unos un acto gravísimo de degradación social, para otros un acto simple de defensa propia y resarcimiento de sus derechos o una simple venganza pero, ¿qué espera el ciudadano con apalear a un ser humano  hasta dejarlo mal herido o  causarle la muerte?

Espera que este delincuente no ronde más su espacio social, que no regrese a su casa, que no regrese a su calle, que no pueda atacar de nuevo, que fruto de esos golpes tome la decisión de abandonar su vida delictiva y se forme como un ciudadano de bien, productivo para la sociedad. Reventar un atracador a golpes cambia en algo a la sociedad que lo produjo o mejor cambia en algo a la sociedad que los produce sin descanso.

Pero pensemos por un momento en qué tan productivo puede ser el hecho de golpear sin misericordia a un ser humano y humillarlo hasta reducirlo al nivel de despojo social, quitarle de manera abrupta su dignidad y convertirlo en un paria, es decir enfrentar la violencia con una violencia mucho más cruel e irracionalmente más radical.

Esa persona que recibe puntapiés en su rostro, golpes por todo su ser,  escupido e insultado y ocasionalmente desnudado,  si la fuerza pública logra salvarlo de la ira de la muchedumbre este deberá atender sus heridas y utilizará los servicios médicos del sistema de salud del que seguramente es beneficiario subsidiado para atender sus lesiones,  de la misma manera hará uso del sistema judicial tanto para ser procesado cómo sospechoso de un delito como para intentar judicializar a aquellos que participaron en la golpiza, debe volver a su hogar cualquiera que sea este ahora con mayores dificultades al ser golpeado salvajemente, deberá evaluar si decide retirarse de su actividad delictiva o por el contrario buscara la manera de vengarse o solo si deberá cambiar de localidad para delinquir y aumentar la agresividad y violencia en su accionar. En el fondo un ladrón con sus líquidos vitales fluyendo fuera de su ser no cambia nada, ¿linchar un ladrón a la vez para qué? Si de donde salió vendrán muchos más.

Una sociedad que hace apología a la vida delictiva y sus suvenires, que disfruta de la novela del matón, del narco,  de la trabajadora sexual,  una sociedad que permite que el ladrón profesional, aquel que estudia en las mejores universidades y adquiere el conocimiento necesario para robar a mayor escala se salga con la suya, una sociedad que alaba al cantante acusado y judicializado por homicidio, una sociedad que confía sus ahorros al ingenio delictivo que por poco lleva  a un país a la quiebra con esquemas piramidales, una sociedad que permite las casas por cárcel, los lujos de la vida en reclusión, las penas irrisorias, la corrupción es su máxima expresión, la compra de votos;  no puede quejarse en lo más mínimo, linchar al atracador y permitirse vivir entre delincuentes es una burla quijotesca.

* Facilitador Escuelas Digitales Campesinas Boyacá

Etiquetado con
  1. Camilo Herrera 16 Junio, 2015, 5:27 pm

    Entonces que solución se podría plantear para que estas personas dejen ese mal habito de quitarle lo ajeno a otras personas indefensas…. ?? Una de mis propuestas hacer mas cárceles en el país con penas, como cadena perpetua por robar. Pero aun así que sigan avergonzando los de tal manera que cuando entren al sitio donde decidieron quedarse toda la vida se arrepientan por no optar por un trabajo.

    Responder

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.