Radio Sutatenza: la radio y el campo, una gran experiencia

Durante el 2015, el Museo Nacional tiene para todos sus visitantes una muestra de Radio Sutatenza.

Por: Katherine Vega

Desde el 16 de abril el Museo Nacional se ha convertido en la puerta al pasado de la educación campesina gracias a que la famosa Radio Sutatenza invade su Sala Temporal bajo el nombre de ‘Memorias del mundo campesino: escuelas radiofónicas (1947- 1988), una experiencia educativa forjada en el campo’.

Radio Sutatenza: la radio y el campo, una gran experiencia

“Es una gran experiencia. Vale la pena recordar ese tipo de proyectos que aportaron de manera significativa al campo y ayudaron a los campesinos en ese momento. (…) Es interesante que se haya aprovechado tanto el medio de la radio, además porque es éste el que realmente puede llegar a los puntos más alejados de Colombia como lo muestra la exposición”, dijo María Fernanda Ortega, una de las visitantes.

Fotografías, muestras de las cartillas que apoyaban las clases de radiofónicas, el radio de Acción Cultural Popular ACPO y los primeros ejemplares del periódico El Campesino, son parte de la exposición. Todos esos elementos acompañados de una de las tantas clases que impartió Radio Sutatenza.

Radio Sutatenza: la radio y el campo, una gran experiencia

“Las cuentas claras y el chocolate espeso, esto le decía la esposa de don Arturo a sus familiares y con este mensaje he querido comenzar esta serie de programas porque siempre que se trate de hacer cuentas es mejor que sean claras, mientras el chocolatico sí puede ser espeso porque es más sabroso (…)”, se escucha en la sala de exposición.

Se trata de un programa llamado Cuentas del Hogar, un espacio donde se les hablaba a los oyentes sobre sencillas herramientas para conocer la situación económica en la que se encontraban.

Radio Sutatenza: la radio y el campo, una gran experiencia

“(…) Para muchas personas es un problema hacer cuentas, para otras el problema es no saber cómo hacerlas, para otras el problema es utilizar bien esas cuentas. Por eso, es fundamental conocer el ingreso familiar y los pasos para el manejo de esos ingresos (…)”, continúa el audio.

Las escuelas radiofónicas llegaron con programas como Cuentas del Hogar a gran parte de la población rural colombiana. Para el año de 1969, contaban con cinco centros de transmisión en Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla y Magangué.  Pero no se trataba de solo un emisor y el oyente, el trabajo de las escuelas se complementaba con el periódico El Campesino, donde también se invitaba a los radioescuchas a que se comunicaran con ellos por medio de cartas, las cuales, eran respondidas de manera personal por los miembros de la Fundación Acción Popular y Cultural ACPO, promotores del proyecto.

Radio Sutatenza: la radio y el campo, una gran experiencia

Radio Sutatenza logró convertirse en un referente importantísimo sobre la radio y su efecto en las zonas rurales, por eso, para todos aquellos curiosos que deseen escuchar, leer y observar el gran aporte del proyecto pueden visitar el Museo Nacional.

Etiquetado con

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.