S.O.S. por el Chocó: una emergencia que no da espera

Los campesinos del Chocó no pueden esperar más. El Estado debe actuar, y  ya. Parecería ésta una postura alarmista pero no es más que realista. Está de por medio la vida de unos 76 mil campesinos, que desde hace varios años sufren los rigores de la aguda contaminación causada por la minería ilegal. 

Por. Juan Carlos Pérez Bernal  

“Al menos ocho ríos (Atrato, San Juan, Andágueda, Apartadó, Bebará, Bebaramá, Quitó y Dagua), han sido contaminados y su cauce desviado por la intervención abrupta e irregular de los complejos mineros. Pero lo más delicado son las consecuencias del vertimiento de mercurio sobre los ríos y la dispersión de los vapores que arroja su tratamiento en los entables, situaciones que representan un alto riesgo para la salud de la comunidad, toda vez que el agua de estos afluentes es utilizada para el consumo directo, la pesca, el baño y el lavado de la ropa y los utensilios de cocina”.

quienes-juancarlos_thumb“Según un Informe de la Comisión Independiente del Ombudsman, la exposición del ser humano a estos factores deriva en síntomas y enfermedades como tos persistente, diarrea, fiebre, aumento en la tensión arterial, edema pulmonar, dermatitis e incluso incidencia en episodios de fracaso reproductivo como abortos espontáneos y malformaciones genéticas”.

Las consecuencias ya han sido trágicas y se evidencian con mayor rigor en los municipios de  Istmina, Lloró, Condoto, Atrato y Pizarro, “circunstancia que habría originado la muerte de tres niños indígenas en las comunidades de Buena Vista, Bajo Grande y Quiparadó”.

Como podemos advertirlo, la reacción de la comunidad era lo mínimo que se podía esperar: 180 consejos comunitarios campesinos se unieron para exigirle al Estado que trabaje con la celeridad que demanda la crisis.

¿Qué piden? Que entidades como los ministerios de Defensa, Agricultura, Minas y Energía y Medio Ambiente y las gobernaciones de Antioquia y Chocó tomen medidas urgentes para acabar con la minería ilegal que tanto daño les hace. En otras palabras, que el Estado cumpla con la Constitución y con la Ley…¿Será mucho pedir?

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.