¿Sabe usted por qué en Chocó tiembla tanto?

0
2680

El Chocó, y especialmente su costa, están ubicados dentro del Cinturón de fuego del Pacifico. Esto explica los múltiples sismos que atemorizan a sus habitantes hace más de 100 años.

Por: Miguel Ángel Arango Cifuentes
Facilitador  de las EDC de Nuquí, Chocó

La placa tectónica del Pacifico es una gran zona oceánica que se encuentra a lo largo de casi todo el Pacifico. Se ha catalogado como la placa más grande del planeta, caracterizada por grandes cadenas volcánicas submarinas y zonas calientes, de donde emergen  las islas de Hawái y muchos archipiélagos mas.

5

El fondo del océano Pacifico reposa en las placas del Cinturón de fuego del mismo nombre, las cuales están en permanente fricción. Ésta tensión se libera  en forma de sismos casi a diario. Afortunadamente la mayoría son tan pequeños que no se sienten. Sin embargo, de  vez en cuando se percibe en la tierra unos golpeteos como si de su interior quisiera salir aquel guerrero negro rebelde que quiere reconquistar su espacio en la superficie.  Son sismos tan fuertes que si duraran 5 segundos borrarían la costa habitada del Pacifico chocoano sin piedad.

Uno de los sismos más grandes ocurridos en esta zona del Pacifico fue  el del 26 de septiembre de 1970, que brutalmente acabó con la vida de muchos hijos de Bahía Solano. Aquella triste mañana del sábado ocurrieron tres  sismos que borraron totalmente a la bahía del mapa de la costa pacífica. Sus habitantes corrían atemorizados como escapando de la mano poderosa del infierno. Cuentan los que vivieron este fuerte sismo que la última replica, a las diez de la noche, quiso anunciar el fin del mundo cuando se escuchó el rugir interno de la tierra al chocar las placas del Cinturón de fuego del Pacifico. Sin energía ni velas el pueblo quedó totalmente destruido; niños llorando, ancianos derrotados y la tierra bramando sin compasión. La gente solo se arrodilló y esperó con resignación el fin: amaneció y lo único que vieron fue destrucción, muerte y desolación.

Por toda esta historia la gente de la costa del Pacifico no deberían bajar la guardia.  La alta probabilidad de sismos debería fomentar la creación de grupos de salvamento, búsqueda y rescate para que cuando suceda, Dios no quiera, estemos preparados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here