Semillas de papaya tienen efecto antioxidante en aceites vegetales

Un estudio revela que, además de conservar la vida útil de los alimentos que contienen aceite vegetal, el proceso es amigable con el medio ambiente.

0
191

Henry Isaac Castro, doctor en Ciencias Químicas de la Universidad Nacional de Colombia – U.N. e integrante del grupo de investigación Química de Alimentos de la Facultad de Ciencias, halló que las semillas de la papaya hacen de antioxidante en alimentos, y pueden conservar la vida útil de los mismos, en este caso el aceite vegetal.

“Nos interesaba demostrar que, sí se podían aprovechar los residuos agroindustriales como fuente de antioxidantes con potencial aplicación en alimentos, haciendo uso de metodologías verdes para la extracción” explica el investigador. Le puede interesar: Aceites naturales a partir de vegetales, una solución productiva para el sector rural

Dentro de las propiedades que poseen las semillas de papaya, se encuentra un compuesto químico bioactivo, integrado por los denominados fenólicos; los cuales tienen un amplio espectro de propiedades biológicas, como, por ejemplo, el efecto antioxidante.

Este compuesto permite conservar los alimentos que son susceptibles a procesos de oxidación lipídica, conocidos como enranciamiento, pues entre más contenido de grasa instaurada tenga el alimento, más vulnerable a la oxidación es.

Si bien, las semillas de papaya son eficaces para proteger aceites vegetales comestibles, en otros alimentos como los embutidos, su eficiencia puede variar.

“La eficiencia de un antioxidante puede variar según la complejidad y los compuestos adicionales que tenga el alimento; en este caso, las semillas de papaya funcionan como una fuente de antioxidantes para proteger aceites y alimentos que sean parecidos a estos, por ejemplo, para proteger una salchicha, un chorizo o una carne de hamburguesa su eficiencia se atenúa”, aclara el doctor Castro.

Un proceso que es amigable con el medio ambiente

“Utilizamos el dióxido de carbono a una temperatura y a una presión mayores a 31°C y 75 atmosfera; en estas condiciones, la sustancia posee unas propiedades físicas muy útiles para el proceso de extracción”, explica Castro.

El doctor afirma que “cuando se hace extracción con disolventes orgánicos, esas sustancias químicas tienen efectos negativos sobre el medio ambiente, mientras que el disolvente que nosotros utilizamos (dióxido de carbono) se puede liberar al medio ambiente y no genera contaminación, en el mejor de los casos, podemos reutilizarlo indefinidamente”.

Es importante resaltar que el consumo de aceites o alimentos que presenten oxidación de sus lípidos es tóxico para el organismo humano; ya que estos poseen sustancias químicas nocivas. Además, éstas son asociadas con el desarrollo de enfermedades como cáncer, alzheimer, parkinson, diabetes, entre otras.

Por: Paulo Martínez. Estudiante de Comunicación social – Periodismo.
Editor: Lina María Serna.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here