El silencio de los tractores

Ya por la década de los años sesenta, el algodón movía la economía regional del naciente departamento del Cesar, la vocación campesina y trabajadora de los habitantes de esta región era el empuje necesario para que cerca de 7 mil hectáreas algodoneras dieran trabajo a más de 200 mil personas.

Por: ElCampesino.co

4

El algodón fue por varias décadas el cultivo que predominó en esas tierras, la cabecera municipal era el epicentro de grandes negocios agrícolas, los tractores circulaban por las polvorientas calles como si fueran un habitante más.

Según infirmó el diario regional EL HERALDO, el negocio del algodón se acabó, de las pujantes bodegas y centros de acopio hoy ya no queda nada, ni los ingenieros, ni los jornaleros, ni el dinero ni el trabajo se quedaron. Tan solo un productor se ha mantenido firme con el algodón, David Hernández es el único que sigue despulpando.

Con 400 hectáreas, dos avionetas, la mano de obra disponible pero sobre todo, un gran amor por el campo, aquel hombre se niega a dejar los cultivos de algodón, según Hernández las políticas agrícolas de los últimos 30 años dejaron de lado al sector algodonero.

Los bajos precios del algodón extranjero, la llegada de los cultivos ilícitos a la Serranía del Perijá, el ingreso de las FARC y luego los paras, produjeron el declive de la economía de toda una región que hoy en día espera un nuevo futuro. En Codazzi los tractores ya no hacen lo que solían hacer, la tierra se la dejaron los ganaderos y unas pocas hectáreas a la agricultura, una planta de biodiesel se construyó cerca a la cabecera municipal.

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.