Testamento espiritual de San Juan Pablo II

Testamento espiritual de San Juan Pablo II

Por: Acpo

No dejo tras de mí propiedad alguna de la que sea necesario disponer.

“Totus Tuus ego sum”
En el  Nombre de  la Santísima Trinidad. Amén.

“Velad porque no sabéis en qué día vendrá vuestro Señor” (cf.Mt 24, 42), estas palabras me recuerdan la última llamada, que vendrá en el momento que quiera el Señor. Quiero seguirle y deseo que todo lo que forma parte de mi vida terrenal me prepare a este momento. No sé cuando llegará, pero como todo, también deposito este momento en las manos de la Madre de mi Maestro: Totus Tuus. En sus manos maternas lo dejo todo y a todos aquello con quienes me ha ligado mi vida y mi vocación. En esas manos dejo sobre todo a la Iglesia y también a mi nación y a toda la humanidad. A todos doy las gracias. A todos pido perdón. Pido también oraciones para que la misericordia de Dios se muestre más grande que mi debilidad y mi indignidad.

Durante los ejercicios espirituales he releído el testamento del Santo Padre Pablo VI. Su lectura me ha llevado a escribir el presente testamento.

No dejo tras de mí propiedad alguna de la que sea necesario disponer. En cuanto a las cosas de uso cotidiano que me servían, pido que se distribuyan como se considere oportuno. Que se quemen mis apuntes personales. Pido que se encargue de todo esto don Estanislao a quien doy las gracias por la colaboración y la ayuda tan prolongadas en estos años y tan grande. Todos los demás agradecimientos, en cambio, los dejo en el corazón ante Dios mismo, porque es difícil expresarlos.

Por lo que se refiere al funeral, repito las mismas disposiciones que dio el Santo Padre Pablo VI  (nota al margen: la sepultura en la tierra, no en un sarcófago, 13.3.92)

“Apud Dominum misericordia et copiosa apud Eum redemptio”

Juan Pablo II

Roma, 6. III. 1979

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.