Todo tiempo futuro debe ser mejor

0
551

woman-hand-girl-glass_opt-1

Por: Luis Alejandro Salas 

Médico Cirujano, ex director de Acción Cultural Popular, ex director de las Escuelas Radiofónicas y miembro del Comité de Dirección de ACPO. 

Suele decirse que todo tiempo pasado fue mejor.

Especialmente lo afirman quienes han perdido la memoria o quienes han olvidado un poco las circunstancias que rodeaban su vida. Lo hacen también los que han entrado en una etapa de enfermedad, debilidad, depresión o negativismo, los quejicosos o quejumbrosos.

Todos hemos citado esta frase, en momentos de dificultad o de pena.

Si recordamos nuestra infancia, encontramos que muchas cosas han mejorado. Muchísimas cosas han mejorado muchísimo, seamos sinceros. Claro está que también hay otras que han empeorado.

¿En qué quedamos entonces? ¿Vivimos ahora mejor o peor? No fácilmente podemos sentenciar con razón. Dependerá de qué se trata, a qué nos referimos, sobre qué aspectos juzgamos. Además unas son las condiciones mías y otras las del prójimo. Yo tengo mis maneras de ver y los demás tienen otras.

Como el mundo está cambiando tan rápidamente, hay unas cosas que hoy son y mañana no parecen. Al contrario, hay cosas que hoy no existen pero mañana están ahí.

Cuando generalizamos, refiriéndonos a las personas o a lo que las rodea, tenemos mucho riesgo de equivocarnos. Puede haber muchas excepciones.

No podemos decir con certeza que para los campesinos colombianos de hoy, todo está peor. Y tampoco podemos afirmar que todo está mejor. Depende…

¿A qué campesinos nos referimos? ¿en qué aspectos? ¿los campesinos de dónde y de qué edad y de qué sexo? ¿de qué religión y de cuál raza? ¿pudientes o pobres, instruidos o ignorantes, simpáticos o malgeniados, solteros o casados? ¿con qué clase de familia?

Con respecto a ciertos servicios y comodidades modernas, habría otras clasificaciones: son dueños, arrendatarios, aparceros, con casa o sin vivienda, cercanos a vías de transporte o muy lejanos, con agua en el domicilio, con energía eléctrica, con radio, televisión, teléfono móvil o celular, con tableta o computador, nevera, medio de transporte personal, con acceso a servicios de salud, de crédito y asistencia técnica.

Cada persona tiene sus propias condiciones y su entorno. No debemos olvidar que el futuro en gran parte depende de nosotros.

Cada uno se hace su porvenir. Podemos participar para arreglar lo dañado. Colaboremos en la medida de nuestras posibilidades para que el mundo sea mejor cada día.

*Este es un espacio de opinión que ofrece El Campesino. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here