Atrapados por el poder gastronómico Doña Pola en Nuquí

A tres cuadras del aeropuerto Reyes Murillo de Nuquí se encuentra el restaurante Doña Pola. Hace más de 20 años brinda a turistas y nativos los mejores manjares del mar, con el pescado como ingrediente principal.

Por: Miguel Ángel Arango Cifuentes
Facilitador  de las EDC de Nuquí

Todos los visitantes quedan atrapados cuando llegan por primera vez al restaurante de la señora Policarpa Gamboa Ibarguen, conocida como Doña Pola. Es realmente difícil describir la cantidad de sabores, texturas y olores que emanan de su cocina en cualquiera de las tres horas cruciales del día.  Casi todos los platos tienen de protagonista al pescado.

2

Esta maravillosa mujer de 55 años es  del corregimiento de Jovi, tierra donde el pescado y la agricultura son su fuente de vida. La gente se caracteriza por su espíritu comerciante. Hace 24 años, con el afán de sacar adelante a sus hijos, creó su restaurante al que hoy ya llama con orgullo “mi empresa”. Gracias a ella pudo  educar a Eiser, Andrés, Jorge, Ana María y Santiago, sus 5 hijos, sin duda, un gran logro de su vida.

Además, todo ese pescado y el amor con el que lo prepara le han dado un gran reconocimiento. En las revistas de turismo más influyentes del mundo la primera recomendación de un restaurante en Nuquí es  el “Restaurante Doña Pola”.

En el momento de la entrevista a Doña Pola interviene uno de sus clientes, el antioqueño Fernando Tabares. Él afirmó que “Sin duda lo mejor de aquí es la hamburguesa de pescado”. Ella sonríe con picardía, lo que nos genera una pregunta: “¿Para usted, cuál es el plato que mejor prepara o el que el turista dice que es su preparación estrella?” Ella con una nueva sonrisa responde: “Mi mejor plato no tiene un pescado o marisco en especial, mi mejor plato es el que hago cada día porque mi ingrediente especial es el amor al cocinarle a cada uno de mis clientes, sea nativo o turista, nacional o extranjero, siempre les cocino y sirvo con todo el amor con el que mi mamá y nuestra tierra desde que uno nace le enseñan a dar.”

Algunos de los platos especiales de doña Pola son: la lasaña, el sancocho  y el sudado de pescado, sopa de queso con coco, la  piangua en salsa de coco, encocado de cangrejo, ceviches de albacora, pescado al pimentón y muchos más. Aquí tiene, señor lector, para escoger qué comer al momento de llegar a Nuquí. ¡Vaya pensando!

Pero esto no es todo.  Doña Pola también “se la trae” como gestora social, pues desde hace unos meses está construyendo con algunas amigas  un grupo llamado “Asociación mujeres para el rescate de las culturas ancestrales en municipio de Nuquí Asemuran”. Este grupo se reúne varios días a la semana y realiza diversas actividades, desde mingas de limpieza hasta  reuniones de concientización social y ambiental . Además el grupo tiene como objetivo rescatar la cultura nuquiseña. Las Escuelas Digitales Campesinas  apoyarán este proceso  con el curso de Adaptación al cambio climático. Una vez que el grupo de mujeres este constituido legalmente se realizara un convenio de apoyo permanente.

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.