Con el agua de mar se podrían regar los cultivos en La Guajira

0
111
Foto tomada de Inia.uy
Foto tomada de Inia.uy

Un estudiante de Ingeniería Agrícola de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), Bryan Steve Escandón, le apuesta a un proceso de ósmosis inversa con el fin de procesar el agua de mar para el riego de cultivos de palma.

El proceso de ósmosis inversa radica en purificar el agua de mar por un filtro semipermeable, para que en este queden los componentes indeseados y de esta manera poderla utilizar para cultivos agrícolas, consumo humano y animal.

Este tratamiento consigue eliminar del agua de mar que se procesa, los siguientes componentes químicos: el sodio, cloro, magnesio, azufre, calcio e incluso algunos microorganismos y animales pequeños.

“Dentro del proceso se utiliza la presión con ayuda de una bomba o potenciador que hace pasar el líquido a través de la membrana, y por medio del uso de energía, el agua sale en condiciones óptimas para su utilización final”, detalla el estudiante Escandón.

Los estudiantes de la U.N se pusieron en la tarea de validar qué cantidad de agua se necesita para que un cultivo de palmas de aceite de una hectárea pueda ser regada. Le puede interesar: Paso a paso para construir un calentador de agua casero

Posterior a ello el resultado promedio que dio fue el de de 81 aspersores, es decir regaderas artificiales, cada uno con un volumen de aspersión de 50,1 m3 para distribuir en todo el cultivo.

Teniendo en cuenta lo anterior, la cantidad de agua, sostiene al cultivo durante una semana, pero esta debe ser bombeada con una velocidad aproximada de 2,38 metros por segundo, con el fin de que el filtro que se encuentra conectado a los aspersores no presente ningún daño.

Etapas del filtro y la ósmosis

Primera: mediante un filtro de sedimento se filtra el aguan que contiene partículas y elementos grandes.
Segundo: se elimina el cloro, partículas minerales y orgánicas mediante un filtro de carbón prensado.
Tercero: con un filtro de carbón granulado se retienen las partículas microscópicas, culminando el proceso de ósmosis. Le puede interesar: La iniciativa que defiende el agua y los acueductos comunitarios

Un proyecto que le apuesta a La Guajira

Esta técnica es una alternativa para los agricultores de La Guajira, ya que cuentan con el agua de mar, pero el agua dulce es muy escasa y la lluvia no es muy abundante, de ahí nace la idea ya que es una necesidad para los habitantes rurales regar sus cultivos.

El estudiante Escandón indica: “algunos equipos para realizar este proceso miden 1 m2 por lo que no ocuparían mucho espacio, tienen una gran capacidad de filtrado y no requieren gran cantidad de energía” esto para el riegue de las plantas.

Por: Andrés Arias. Estudiante de Comunicación Social – Periodismo.
Editor: Ana María Rizo Díaz. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here