El llamado a ratificar una declaración de derechos humanos para los campesinos, da cuenta de algunos vacíos en materia de jurisprudencia, los cuales continúan afectando a comunidades mundiales que siguen sin poder exigir sus derechos.

La lucha por los derechos de los campesinos no es actual. Han pasado tres décadas desde que comunidades campesinas empezaron un trabajo en conjunto por lograr más garantías en materia de derechos humanos.

Le puede interesar: Sabiduría indígena puede mitigar el cambio climático

Una declaración de los derechos para esta comunidad, se convierte en una gran herramienta para los campesinos que se han visto desprotegidos y no han podido acceder a sus derechos como ciudadanos.

Ellos hacen un llamado importante, pues se están enfrentando a la amenaza de desaparecer de no contar con el respaldo jurídico que necesitan, mientras tanto el mundo podría enfrentarse a la más grave hambruna mundial de no tener quien trabaje la tierra.

¿En qué va el proceso de la Declaración?

Los campesinos necesitan de un marco jurídico que les permita reapropiarse del oficio que ejercen y sobre todo, de su estilo de vida como habitantes del campo y protectores del medio ambiente. Es por eso que, recientemente el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas – ONU, aprobó la resolución relativa a esta declaración.

El pasado 25 de octubre, la Declaración fue presentada ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, donde se decidirá la aprobación de dicho documento. Antes de finalizar el año, los estados miembros deberán aprobar la declaración mediante una votación. De ser aprobada, los campesinos del mundo contarían con las protecciones básicas vitales para su existencia y el ejercicio de su labor.

La aprobación de esta declaración sería un logro mundial, no sólo para los campesinos que habitan el planeta, sino para las organizaciones mundiales que le apuntan cumplir con tratados y objetivos como los Objetivos de Desarrollo Sostenible – ODS.

La Declaración incluye a campesinos, habitantes y trabajadores de zonas rurales, indígenas, pequeños productores y productores artesanales, comerciantes, a la comunidad de los Sin Tierra, entre otros grupos poblacionales quienes podrán exigir protección y respeto de sus derechos.

La importancia de otorgar protección especial a la mujer rural

De ser aprobada la Declaración, el logro para los campesinos es por partida doble, porque las mujeres rurales también tienen especial protección en el documento. El artículo 4 menciona que “Los Estados adoptarán todas las medidas apropiadas para erradicar todas las formas de discriminación de las campesinas y otras mujeres que trabajan en las zonas rurales a fin de  asegurar  que,  sobre  la  base  de  la  igualdad  entre  hombres  y  mujeres,  estas  disfruten plenamente  y  en  condiciones  de  igualdad  de  todos  los  derechos  humanos  y  libertades fundamentales y que libremente puedan perseguir su desarrollo económico, social, político y cultural, participar en él y aprovecharlo”.

La Declaración no es vinculante

Esta Declaración es un documento político no vinculante, lo que quiere decir que son los Estados los que se encargan de adoptar o no los artículos allí consignados. Aun así, la aprobación de este documento se convierte en un gran logro que marca un largo camino en cada uno de los países.

Algunos de los artículos de la Declaración:

 Por: Lina María Serna. Periodista – Editora.

6 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here