Una historia llamada Ciudad Bolívar: el inicio

0
1797

La localidad 19 ubicada en los cerros sur orientales, es vital para el país. La historia de esta parte de la gran Bogotá es la historia de Colombia en su más vivida expresión. La voluntad y la esperanza nunca se apagan.

Por: Andrés A. Gómez Martín.

Para empezar esta nota hay que dejar en claro lo siguiente; cuando se habla de Ciudad Bolívar se suele hacer con cierto acento de superioridad, como si los barrios populares y sus habitantes fueran meros objetos de estudio social, como los otros, como los del sur. La historia de esta localidad y de sus 8 UPZ que albergan más de 50 barrios, se ha tejido en medio de la adversidad y la pobreza que se contrastan con las infinitas ganas y fuerza popular de un poco más de 1 millón de habitantes.

Potosí, Ciudad Bolívar.  Foto: ElCampesino.co
Potosí, Ciudad Bolívar.
Foto: ElCampesino.co

Los indígenas Muiscas habitaron los cerros surorientales de la sabana de Bogotá por sus características ambientales, en donde la fauna y la flora abundaban, y por los corredores que los nativos podían usar para comunicarse con otras regiones. Con la llegada de los españoles, estos cerros fueron parcelados y los indígenas desterrados.

Con la llegada del siglo XIX nuevas personas se hicieron a la propiedad de las montañas, grandes haciendas se destacaron hasta un punto en donde la historia del país se trasformó para siempre. En la década de los años 30 llegaron los primeros grupos de habitantes, los primeros asentamientos lograron negociar con los poderosos hacendados. Por la fabricación de ladrillos en las canteras, los nuevos vecinos podían levantar los ranchos.

Messen, San Franciso y Lucero Bajo se levantaron paulatinamente, ladrido a ladrillo, teja por teja, habitación por habitación. La violencia, aquella tenebrosa época de guerra civil en donde los campesinos se desplazaban despavoridos por la matanza en sus regiones, aventó a miles de personas a la falda de la montaña.

Desde cero, las casas y los barrios se fueron conformado, la solidaridad popular se gestó en medio de la pobreza, el vecino colaboraba con unas horas de trabajo ayudando a otro semejante a poner ladrillos, a echar la plancha por si en el futuro se podía construir en el segundo piso. Sin embargo, la otra Bogotá, aquella que planificaba su crecimiento, donde sí habían instituciones, le daba la espalda a la lucha que en esas montañas empezaba construirse.

Ya por la época de los ochenta, los barrios fueron creciendo y sobre todo trepándose a la montaña, varios barrios nacieron como invasión de terrenos, con algunos cartones y un par de tejas, Paraíso o Alfonso López crecerían al ritmo frenético de la violencia en Colombia.

Monjas, misioneros, curas, pastores, negros, indígenas, taxistas, buseteros, profesores, artistas, deportistas, campesinos, médicos, abogados, ingenieros, policías o soldados hijos de la Colombia profunda, se han levantado en Ciudad Bolívar, a pesar de la adversidad que se manifiesta, la esperanza y la eterna voluntad del trabajo se mantienen como el pilar de uno de los sectores populares más complejos del país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here