Una historia perezosa

0
700

En medio de una de las crisis ambientales más fuertes de los últimos años, las historias desde las regiones en relación con el medio ambiente toman protagonismo. Las redes sociales se convierten en un canal de comunicación efectivo. 

Por: Andrés A. Gómez Martín.

Por estos días la agenda informativa en relación con el campo colombiano está enfocada a los efectos de la sequía y el verano. Sin duda alguna, la crisis es aguda y los campesinos no la pasan bien, pescadores, cultivadores de papa, frutas y en general el agro se ven en serios apuros para conseguir el agua necesaria para sus cultivos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pero también, el verano afecta otros actores de la ruralidad, los animales que habitan en los bosques y en las selvas sufren por la crisis climática. Por estos días, las redes sociales y en especial Facebook, se han convertido en un medio de comunicación eficaz, desde las regiones se informa sobre los hechos de la sequía.

El protagonista de esta historia es el oso perezoso, uno de los mamíferos emblemáticos de la fauna nacional. Esta especie habita desde Centroamérica, hasta limites de la Amazonía. Son varios los reportes que muestran a los osos perezosos en situaciones de peligro, el clima los está obligando a  moverse de las áreas en donde normalmente habitan a otros sectores. En uno de los vídeos publicados, un oso trata de cruzar la troncal del Magdalena medio, la vía transitada por tractomulas y buses que viajan a la costa desde el interior, se detienen. En el medio, sobre las líneas amarillas que dividen la vía, el oso trata de cruzar. De uno de los buses desciende un conductor, analiza el panorama  y decide actuar. Toma al pequeño oso del cuello y lo lleva hasta un árbol ubicado al costado de la vía.

Al otro lado del país, en la vía que comunica al Huila con el Caquetá, un grupo de motociclistas se encuentra con una situación similar, sobre la mitad de la vía, justo en las líneas amarillas, un oso perezoso se mueve lenta pero angustiosamente, tratando de alcanzar las montañas del otro lado la carretera nacional. Los autos se detienen ante el esfuerzo del oso, todos observan con preocupación, el oso toma su tiempo, cruza y se interna en los matorrales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here