¿Cómo debe ser el vino de la misa?

0
763

“Acoge Señor nuestros dones en este misterioso encuentro entre nuestra pobreza y tu grandeza: nosotros te ofrecemos lo que nos has dado, y tu danos en cambio a ti mismo”.

 

 

El documento de la Iglesia llamado “Redemptionis Sacramentum, Sobre algunas cosas que se deben observar o evitar acerca de la Santísima Eucaristía” explica cómo debe ser el vino eucarístico. El vino usado en Misa “debe ser natural, del fruto de la vid, genuino, no alterado ni mezclado con sustancias extrañas”. Además debe ser conservado “en perfecto estado” para que “no se convierta en vinagre”. Está prohibido, prosigue la instrucción, “usarse vino sobre cuya genuinidad y procedencia haya dudas: la Iglesia exige, de hecho, certeza respecto a las condiciones necesarias para la validez de los sacramentos”. Palabras similares, de forma más breve, se encuentran en el Código de Derecho Canónico y en el Ordenamiento general del Misal. No se dice nada sobre el color o el sabor, ni se especifica si el vino debe ser con burbujas o no. Ciertamente, el color rojo recuerda más fácilmente la sangre de Cristo, pero por motivos prácticos (posibles manchas sobre el mantel del altar) a menudo se prefiere el blanco.

Una pequeña nota final. La atención a los detalles de la celebración es importante y cada cosa debe ser preparada bien, según las normas litúrgicas: el pan y el vino y todo lo necesario para la Misa, Pero no se debe perder de vista el sentido profundo de la celebración, que está bien expresado en esta oración sobre las ofrendas: “Acoge Señor nuestros dones en este misterioso encuentro entre nuestra pobreza y tu grandeza: nosotros te ofrecemos lo que nos has dado, y tu danos en cambio a ti mismo”.

 

Fuente: http://es.aleteia.org/2014/10/18/de-que-color-debe-ser-el-vino-para-la-misa/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here