Zidres, en el ojo del huracán

0
720

Las Zonas de Interés de Desarrollo Rural Y económico  están a punto de ser aprobadas en cuarto debate en el Senado de  la República, el proyecto que fue presentado por el gobierno nacional pretende generar asociatividad entre pequeños y medianos productores en zonas alejadas y de difícil  acceso,  sin embargo hay una fuerte critica a la complementación de la ZIDRES. 

Por: Periódico El Campesino

La organización, planeamiento y ejecución  de las políticas agrarias en Colombia han estado en el ojo del huracán, independientemente del gobierno de turno que las proponga, la historia recuerda el intento de reforma agraria con la ley 200 de 1936, la ley 135 de 1961 que dictaba la reorganización social rural del país y otros dictámenes en las décadas del 70, 80 y 90.  La reforma agraria hasta el día de hoy siguen siendo un pendiente, pero los problemas relacionados con la distribución de la tierra, le han costado al país una guerra civil bipartidista,  el nacimiento de las guerrillas liberales y conservadoras y de otros grupos alzados en armas durante las décadas del 90  e inicios del siglo XX.

4

En ese sentido el gobierno ha propuesto las ZIDRES como una herramienta para el desarrollo rural, en especial de aquellas zonas que están más apartadas, según informó el diario EL ESPECTADOR en su portal digital, el proyecto no entrega las tierras baldias del estado a terceros, por el contrario las pone al servicio de asociaciones de pequeños y medianos productores que mediante la presentación de proyectos productivos, podrían recibir la ayuda y asostencia del estado para su desarrollo.

Sin embargo organizaciones campesinas, la Comisión Colombiana de Juristas, Oxfam y congresistas de la Alianza Verde y el Polo Democrático, han declaro su preocupación por las implicaciones del proyecto. En declaraciones del Senador Jorge Robledo, lo que se estaría realizando es la concesión de los baldíos del estado a empresarios que muy difícilmente se asociarían con pequeños campesinos.  Así mismo el Senador Alberto Castilla afirmó que el proyecto no dimensiona correctamente al campesino, pues lo ve como un empleado y no como un asociado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here