13 veredas se preparan para el festival Tejilarte en Sutatausa

Los sutatausanos se preparan para hacer homenaje a las abuelas tejedoras quienes continúan con el legado de antiguas generaciones. Este municipio es un lugar que ha pasado por momentos difíciles a través de su historia, pero hoy trabaja por unir a todos su pobladores desde su propia identidad.

0
1445
Foto: La hebra que nos une

Sutatausa es un municipio del departamento de Cundinamarca que ha pasado por distintas situaciones que atentaron contra su existencia;  por ejemplo, todo el proceso de conquista española violentó a los indígenas muiscas que habitaban el territorio; las torturas realizadas en el proceso de evangelización de los españoles los llevó a huir hacia el Peñón los Farallones y sin poder escapar decidieron lanzarse al vacío. 

En los años 40 y 50 más personas abandonaban el municipio por considerarlo un lugar infértil que no tenía oportunidad de progreso y fue anexado más adelante al municipio de Ubaté. En la actualidad cuenta con 5, 564 habitantes y a pesar de ser un territorio creado por el pueblo indígena, en el presente esta población solo cuenta con el 1,9% de acuerdo al Dane.

Fue hasta los años 60 que las familias con raíces más profundas en el territorio  comenzaron a reforestar el área y hoy en día es un lugar compuesto por un inmenso bosque de pinos, eucaliptos y acacias, el cual se junta a la estructura de erosión y crean una combinación majestuosa.

Le puede interesar: Oficios ancestrales del Putumayo que cuentan la historia del pueblo kamsá

El municipio posee uno de los complejos patrimoniales más ricos en la historia de Cundinamarca al tener una combinación perfecta de paisajes y los vestigios de la época precolombina desde el arte rupestre. Son variedad de rocas en la modalidad de pintura que dejaron pueblos indígenas en tonalidad naranja, rojo, negro y blanco; una de las piedras más grandes se encuentra en el cementerio y tiene formas de laberintos en rectángulos.

Tejido en las veredas de Sutatausa

Es el tejido una de las prácticas ancestrales que realizan las abuelitas de las veredas del municipio; después de realizar todas las labores en los cultivos y en el hogar se dedican a todo el proceso que incluye el tejido, continuando así, con un legado histórico.  Aunque no se tiene evidencia detallada sobre esta práctica en los pueblos indígenas que ocuparon la zona, si hay muchas representaciones de esta practica en sus pinturas y referencias como la Cacica sobre la labor que desempeñan las familias de Sutatausa.

En conmemoración de esta actividad se ha realizado desde el año pasado Tejilarte, la feria artesanal del municipio, la cual este año tiene como objetivo realizar un homenaje a las abuelas tejedoras que continúan con los conocimientos de sus antiguas generaciones y contribuyen al patrimonio material e inmaterial del departamento y el país.

Además es un festival que tiene como objetivo unir a la población desde la identidad misma, teniendo en cuenta, hacer una visibilización de su población y su talento en el tejido.

Este año, el festival se realizará los días 1 y 2 de junio en los cuales se exhibirán saberes ancestrales y estarán dispuestos a darle un espacio de confort a los visitantes. Son 13 veredas  quienes participarán de la festividad y cada una tendrá su rincón para exponer todos sus productos, conocimientos y experiencias.

Se realizará el desfile artesanal el cual pretende dar a conocer sus mejores trabajos, cada artesana debe exhibir su trabajo en tres prendas y nombrar su colección; cada una de las participantes saldrá a la pasarela junto a sus modelos, mostrando la autenticidad de su trabajo. 

Por otro lado, el festival estará dividido en estaciones que enseñan el proceso de tejido; son las artesanas quienes expliquen el proceso de esquilado, hilado y torcido, tinturado y la ruta de la lana. De esta manera, los visitantes reconocerán la labor de las abuelitas del municipio y de paso pueden adquirir productos a un precio justo potenciando esta practica.

Los campesinos agricultores participarán con sus alimentos frescos, productos procesados, venta semillas nativas de la región y platos típicos. Todos se encuentran invitados a este festival realizado por la propia comunidad y que están dispuestos a ofrecerle una fraternal bienvenida a todos los colombianos. 

Por: Daimer Fernando Losada Bermeo. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here