Nuevo rumbo para la Iglesia particular de Bogotá

0
1897

Nuevo rumbo, es el nombre de la segunda etapa del Plan Arquidiocesano de Evangelización – PlanE, que busca dar campo a la creatividad pastoral.

 nuevo-rumbo

Por Miguel Ángel Sandoval López

 

Si durante el mes noviembre nos disponemos a culminar el año jubilar de la misericordia, la Arquidiócesis de Bogotá se prepara para implementar la siguiente etapa de nuestro plan de evangelización: el “Nuevo rumbo”. El Plan de Evangelización Arquidiocesano – Plan E, cierra el ciclo del  “Gran giro” con una evaluación personal y comunitaria, respecto a la asimilación de la primera etapa, y se lanza al rumbo nuevo, después de un año de reflexión y discernimiento desde la mirada misericordiosa de Dios.

Lo que marcará el inicio de esta nueva etapa, serán seis líneas de acción que señalarán el camino hacía el ideal misionero de evangelización, estas son: Propiciar una renovada vivencia de la fe en el mundo actual desde la adhesión a Cristo. Fomentar la dimensión comunitaria de la fe para dar un testimonio creíble. Promover el compromiso social de los discípulos misioneros para ser signos de misericordia en la región capital. Generar una cultura más humana y misericordiosa, a partir de la dinamización evangelizadora. Promover una mística misionera en los animadores, por medio de la formación y el promover una acción evangelizadora orgánica, a través de un ejercicio comunicativo efectivo en articulación con redes que permitan lograr objetivos comunes.

Para poder llevar a buen término las respectivas líneas de acción, se tienen destinados proyectos que llevarán a cabo comunidades eclesiales reconciliadas y reconciliadoras, que cuidan la creación; comunidades eclesiales que disciernen y generan acciones sociales orgánicas, parroquias que viven la comunión para la misión, comunidades que acompañan integralmente a las familias, la escuela arquidiocesana de formación a animadores laicos para la evangelización y el centro arquidiocesano de comunicaciones.

Durante los próximos tres años que dura esta etapa, la Arquidiócesis apuesta a la creatividad, donde la originalidad del evangelio marque la pauta. Para ello el nuevo rumbo tendrá presente las propuestas artísticas, los escenarios nuevos a donde generalmente no llega la iglesia, el acercamiento a los jóvenes desde sus problemas existenciales y nuevas formas de testimoniar la fe sin salirnos de la experiencia cotidiana de la gente citadina.

La meta propuesta para el año 2019, consiste en que “Los miembros del pueblo de Dios hayan renovado en su dimensión misionera, se hayan consolidado en una nueva organización de comunión y participación arquidiocesana, profundizando y asumiendo el nuevo paradigma, en todos los espacios de la vida eclesial, dando lugar a un proceso de creatividad en la evangelización”.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here