Agricultores de Une desafían su cultura para apostarle a nuevos cultivos

Del 14 al 18 de enero, en Une y en la región del Sumapaz, cerca de 30 campesinos están cambiando su cultura y expectativas, ahora están tornando sus labores a nuevos cultivos, el aguacate hass es el protagonista.

0
2440
Foto: Reporteros rurales de Une, Cundinamarca.

Todos impulsados a emprender debido a la situación económica del país y la competencia de las grandes unidades productivas bajo la economía de los microempresarios, se capacitaron intensamente durante esta semana, para adquirir conocimientos sobre el cultivo del aguacate, de manera que puedan implantar este nuevo cultivo y mejorar su calidad de vida.

Por invitación de la Umata Municipal, en colaboración con la gravillera Albania, se gestionó un taller teórico práctico sobre el aguacate, particularmente sobre el aguacate hass. Fue así como el taller contó con la asesoría del ingeniero agrónomo Jhon Jairo Reina, quien acompañó el recorrido de los participantes por diferentes zonas del norte del Sumapaz en Cundinamarca.

Le puede interesar: Maripanela: del amargo de la guerra, al dulce de la paz

Así fue el recorrido por las fincas aguacateras

Entre las zonas recorridas se encuentran el municipio de Granada, en Cundinamarca, ubicado a una altura de 2250 metros sobre el nivel del mar. Allí, en la finca de Alberto Hernández, se pudo apreciar el cultivo de aguacate has que don Alberto sembró hace 18 meses.

 Más adelante, el recorrido continuo en la finca de propiedad de José Vicente Ruiz, en el municipio de Pasca, donde se evidenciaron árboles en producción a una altura de 2100 metros. José Vicente comentó sobre su mala experiencia con la cebolla, cultivo tradicional de su familia, y pensando en mejorar su situación, buscó información en los medios de comunicación, donde encontró esta nueva alternativa.

A pesar de las críticas y la incredulidad de sus parientes, José Vicente puso todo su empeño en este cultivo; por lo que hoy en día, con una inversión máxima de 3 millones de pesos, ha obtenido una ganancia aproximada de 25 millones por cosecha, cambiando su fortuna positivamente.

Para finalizar el recorrido del día, en San Bernardo, se visualizó la finca Buenos Aires del señor Ildemar Prieto, que cuenta con bastantes hectáreas de producción a una altura de 2180 metros, y luego se culmina en las tierras del ingeniero Jhon, donde se observaron resultados óptimos gracias a buenas técnicas de manejo en su cultivo de aguacate que también lo alterna con cultivos transitorios como el tomate de árbol sin tener ninguna afectación a este.

Esta visita se realizó con el fin de demostrarles a un grupo de agricultores y ganaderos, que el aguacate se puede cultivar en la región del oriente cundinamarqués, especialmente en Une, municipio que durante décadas ha sido solo productor de hortalizas y tubérculos, principalmente papa, cilantro, cebolla, maíz, frijol, entre otros.

La esperanza de la comunidad en el cultivo de aguacate

Luego de esta enriquecedora experiencia se recibió formación complementaria durante esta misma semana en el querido pueblo de Une, donde se explicaron las variedades, análisis de suelo, germinación, siembra, sostenimiento, técnicas de poda, plagas y enfermedades sobre este producto híbrido entre los orígenes mexicano y guatemalteco.

Además, se conoció que el cultivo de aguacate tiene una gran adaptación a la altura del terruño unense, donde ya se está contando con material vegetativo de aproximadamente 2.000 plantas en periodo de adaptación.

Se espera que en aproximadamente tres años que dura el aguacate en cosechar, pueda mejorar la economía de muchas familias del municipio, de manera que ya no continúen dependiendo de la variación de precios de hortalizas y tubérculos que últimamente los ha desmotivado.

De este maravilloso aprendizaje queda la enseñanza que con disciplina y mentalidad abierta se puede lograr cambiar el paradigma sobre las arraigadas costumbres que dan límite al progreso de una comunidad, siendo este país el más rico en climas tropicales y aún falta aprovechamiento de las riquezas que tenemos.

Por: Mery Adelaida Dimaté y Juan Pablo Gutiérrez. Reporteros rurales de Une, Cundinamarca.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here