Alegría en Caquetá por elevación a Diócesis del Vicariato de San Vicente del Caguán

Población rural y urbana de San Vicente del Caguán, Caquetá, dieron bienvenida a la nueva Diócesis en una Celebración Mariana en honor a Nuestra Señora de las Mercedes. Así mismo, diferentes comunidades del Caquetá manifestaron su apoyo a la labor de Monseñor Francisco Múnera en el acto de su posesión como Obispo Diocesano.

0
200

Hoy los sanvicentunos se sienten orgullosos por la elevación del Vicariato Apostólico a Diócesis, la cual fue designada por el Papa Francisco, jefe de la iglesia católica, el pasado 30 de marzo. Este acontecimiento ocurrió en el mes de agosto, gracias al arduo trabajo de 34 años por el Piedemonte Amazónico que ha guiado a los cristianos de Puerto Rico, San Vicente del Caguán, Cartagena del Chairá y comunidades rurales que se encuentran entre los límites de Caquetá y Guaviare.

La naciente Diócesis cuenta hasta el momento con catorce parroquias y una comunidad de once mil personas; gracias a este nuevo nombramiento, hoy tienen la posibilidad de crear más iglesias en las comunidades rurales y urbanas; de esta manera, pueden seguir trabajando como se ha hecho desde finales del siglo XIX con la llegada de los capuchinos, el primer grupo de misioneros evangelizador en territorio caqueteño.

El Nuncio Apostólico de Colombia, Monseñor Luis Mariano Montemayor, fue el elegido por el Papa Francisco para llevar a cabo la elevación y el ritual de posesión de Monseñor Francisco Múnera Correa como Obispo Diocesano, un hombre querido por la gente gracias a su entrega por el desarrollo espiritual y económico de las comunidades, que trabaja por la educación de los jóvenes y vela por un departamento que lo ha acogido desde siempre.

Centenares de personas unidas desde la fe

El recibimiento del Nuncio contó con la participación de las bandas marciales de las instituciones educativas de San Vicente del Caguán, la presentación del baile típico El Yaríseño y la entrega de la llave del municipio a Monseñor Luis Mariano Montemayor. Un evento al cual llegaron padres de iglesias departamentales y nacionales a celebrar un hecho trascendental para la iglesia católica en Colombia; del mismo modo, la presencia de centenares de personas que con alegría celebraron junto a Monseñor Francisco Múnera su posesión como Obispo Diocesano.

“Este cambio es muy importante para nuestra región, después de 34 años de trabajo que inició en San Vicente y Puerto Leguízamo el 9 de diciembre de 1985, hoy el Vicariato Apostólico de San Vicente del Caguán se eleva a Diócesis, es decir, a iglesia particular, plena, madura; con un buen grado de capacidad de sostenimiento, con sacerdotes propios, con laicos formados y capacidad de sostener económicamente toda la tarea evangelizadora”, dice Monseñor Francisco Múnera, Obispo Diocesano de San Vicente del Caguán.

Para el Nuncio, ver el crecimiento de la iglesia en un territorio que ha sido afectado durante años por el conflicto armado, es una grata noticia, porque existe una apuesta por la paz desde todas las comunidades del departamento del Caquetá.

“Mi gran mensaje es que es un gran recorrido, un momento de dar gracias y reconocer el trabajo de las generaciones anteriores y de tomar conciencia de nuestra responsabilidad. Hoy se tiene una nueva visión de la Amazonía y un trabajo por la paz en un territorio que ha tenido presencia de las FARC”, dijo Monseñor Luis Mariano Montemayor, Nuncio Apostólico de Colombia.

Al finalizar el evento se invitó a todos los feligreses a que estén presentes el próximo 16 de septiembre de 2019, fecha en la que la Diócesis de Florencia se elevará a Arquidiócesis bajo el mandato del obispo Omar Mejía Giraldo.

 Por: Daimer Fernando Losada Bermeo. Periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here