“Armas que crean”, pinturas que adornan el ETCR Aguabonita en Caquetá

En la vereda Aguabonita, ubicada en el municipio de La Montañita en Caquetá, se estableció a partir del año 2017 lo que se convertiría, con el pasar del tiempo, en el hogar de 260 excombatientes de los frentes tercero, catorce y quince de las FARC que se acogieron al proceso de paz.

0
205
Por: Oscar Mauricio Santiago. Facilitador proyecto MIA en Caquetá.

Este nuevo asentamiento, próximo a convertirse en centro poblado Héctor Ramírez, fue el escenario de la tercera versión del Festival Aguabonita se pinta de Colores, que dio inicio formal a sus actividades el 27 de octubre, y finalizó el 3 de noviembre. El festival contó con la participación de 31 artistas grafiteros, provenientes de todos los rincones del país, quienes fueron seleccionados de un total de 170 propuestas presentadas al comité organizador del evento, teniendo como temática principal la construcción de paz.

Este festival fue el espacio propicio para el encuentro de dos personas con vidas completamente diferentes. Jaime, quien fue combatiente de las FARC durante 17 años, de los que hizo de las sabanas caqueteñas su vivienda; durmiendo en una pequeña carpa, a la intemperie, sin baño, sin luz, pero, sobre todo, con la incertidumbre de no poder estar en un mismo lugar por más de dos días. Jaime recibió una vivienda en obra negra por parte del Estado colombiano, como uno de los compromisos pactados para la dejación de armas.

Le puede interesar: El Salto del Tequendama denominado Patrimonio Natural de Colombia

Por otra parte, Kevin, estudiante de sociología de la Universidad de Antioquia, quien viajo desde Medellín para participar en el evento. Tras su arribo al poblado de Aguabonita, unió esfuerzos con otros excombatientes más, con el único objetivo de transformar la fachada de la vivienda de Jaime.

Su mensaje; “Pinté un guerrillero, pero le cambié el fusil por un extensor con un rodillo y está pintando el cielo, son armas de resistencia, pero armas que crean no armas que destruyen”, expresa Kevin ante la mirada alegre de Jaime y de otros excombatientes que a partir de ese día comenzaran a disfrutar de una hábitat más colorido y cargado de esperanza.

Gracias a la iniciativa de los excombatientes y al compromiso de los artistas grafiteros, el ETCR Héctor Ramírez vivió durante estos 3 días, una jornada de esperanza y sobre todo de mucho color, que desde ya enciende motores para la cuarta versión el próximo año, que pretende contar con artista internacionales.

Por: Oscar Mauricio Santiago. Facilitador proyecto MIA en Caquetá.

Por: Oscar Mauricio Santiago. Facilitador proyecto MIA en Caquetá.
Editor: 
Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here