Así se integró la primera región colombiana al Pacto Mundial por la Seguridad Alimentaria

La Región Central es la primera en integrarse en un pacto voluntario que se compromete a trabajar en el desarrollo de sistemas alimentarios sostenibles, inclusives, resilientes, seguros y diversificados accesibles a toda la población de sus territorios.

0
505
Foto: Región Central

La Región Central es una entidad pública que se encarga de trabajar por el desarrollo sostenible de los territorios; constituye los departamentos de Cundinamarca, Boyacá, Meta, Tolima y Bogotá D.C.  Fue precisamente esta, quien en el Foro Regional de las Ciudades Latinoamericanas se registró como la primera en el compromiso de trabajar por la Seguridad Alimentaria de sus poblaciones en el Pacto Milán.

Este acontecimiento fue precedido luego de la presentación de Región Centra en Río de Janeiro, Brasil, sobre su Plan de Abastecimiento Alimentario de los departamentos que la constituyen, el cual fue acogido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura – FAO, al apostarle desarrollo de sistemas alimentarios sostenibles, inclusivos, resilientes, seguros y diversificados, para asegurar comida sana y accesible a todas las personas.

Le puede interesar: Colombia ya cuenta con comité y consejo para el bienestar del animal en producción

A través de estos objetivos dentro del plan se configura un modelo a seguir impulsado por Colombia, puesto que es el primero que va más allá de los límites de un área metropolitana y abarca más territorios a diferencia de otros países que configuran sus planes desde los límites de sus ciudades; de esta manera, Región Central se consolida como promotor de la Seguridad Alimentaria en América Latina. 

Cabe resaltar que el Pacto Milán hace parte de los grandes acuerdos universales como los Objetivos de Desarrollo Sostenibles y el Pacto de París. Este pacto se compromete a cumplir los derechos que incluyen el bienestar de una población y que hace uso de estrategias que privilegian a la misma con empleabilidad, potenciar la agricultura colombiana para garantizar la seguridad alimentaria y económica de nuestros campesinos y la protección de importantes ecosistemas en estos territorios.

“Con la firma de este pacto, acordamos entre otros puntos: el diseño de dietas saludables que contribuyan con la buena nutrición; la promoción de la equidad social y económica; la producción de alimentos procurando eliminar químicos, así como el adecuado suministro y distribución de los mismos evitando el desperdicio de comida y la adecuada gestión de los residuos”, concluyó Luis Gerardo Arias, director técnico de la RAPE.

Por: Daimer Fernando Losada Bermeo. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here