Así se multiplican los valores y la democracia en Silvania, Cundinamarca

En el marco del proyecto Valores Cívicos y Democráticos, estudiantes de décimo del municipio de Silvania, Cundinamarca multiplicaron los aprendizajes adquiridos con niños y niñas de grado quinto. Lo que les permitió ponerse en los zapatos de sus maestros y reconocer esta importante labor.

0
523
Foto por: Sandra Patricia Romero.

Los estudiantes de grado décimo de la Institución Educativa Departamental Santa Inés del municipio de Silvania, Cundinamarca  desarrollaron su trabajo social con alumnos de grado quinto de la escuela John F Kennedy. Estos jóvenes se han venido capacitando en el proyecto Valores Cívicos y Democráticos de Acción Cultural Popular – ACPO, la Embajada de Bélgica, la Registraduría Nacional del Estado Civil y  CEDAE.

Como parte del trabajo social los estudiantes asistieron a los cursos del proyecto enfocándose siempre en el ámbito rural, terminada esta etapa debían multiplicar los aprendizajes recibidos y la mejor manera de hacerlo fue con los niños y niñas de la escuela John F Kennedy. A quienes les llevaron  la magia de los valores y el país de Monstruolandia, una herramienta muy divertida con la que se puede trabajar en el aula de clases y también con los padres de familia.

Le puede interesar: Rectora de un colegio en Medellín ganó Premio de Mujeres Lideresas

En cuanto al proceso, los estudiantes de grado décimo previamente recibieron capacitación por parte de nuestra facilitadora, luego elaboraron con diferentes materiales cada uno de los personajes que hacen parte de Monstruolandia, llegaron muy activos a cada una de las aulas de clase, decoraron el salón con cada uno de los personajes y le entregaron el material de trabajo a las tres profesoras de cada grado quinto.

Terminada la actividad, se recogieron las experiencias en donde resaltaron la labor de sus profesores, pues muchos de ellos fueron alumnos de las profesoras cuando estuvieron en grado quinto, así que este ejercicio fue un recordar, vivir y ponerse en los zapatos de sus maestros.

Hablar en público lo cual no es fácil para ellos, controlar la disciplina, estar pendiente que realicen las actividades propuestas y el manejo de grupo fueron actividades que reconocieron como una labor para valientes y que la mayor satisfacción que se lleva un profesor es ver que sus alumnos aprendieron. Como les pasó a ellos, ya que los niños al final de la actividad los aplaudieron y les pidieron regresar para continuar conociendo el país de Monstruolandia y la magia de los valores.

Por: Sandra  Romero. Facilitadora proyecto Valores Cívicos y Democráticos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here