Avances y estancamiento en la educación de Colombia

El Índice Departamental de Competitividad de 2018 trajo consigo buenas noticias en cuanto al panorama de educación; sin embargo, las metas propuestas del país en cuanto acceso y calidad en la educación de los 32 departamentos no han sido cumplidas y existen un gran número de comunidades sin acceso a la educación.

0
433
Foto: La guajira, tierra de futuro

El Índice Departamental de Competitividad – IDC entregó el informe que expone el contexto del país en materia de infraestructura, sostenibilidad y educación. Este revela que existe un gran avance en la competitividad en departamentos como Arauca, Quindío, Cauca, Córdoba, Huila  y Sucre, quienes a través del resultado en las pruebas de Estado han subido el nivel de sus puntajes.

Santander se lleva el primer puesto al mejor departamento en educación básica y media; esta posición se logró gracias a las Pruebas Saber 11 realizadas por los estudiantes desde el año 2013. Segundo y tercer lugar se lo lleva Boyacá y Casanare.

Arauca  ocupaba el puesto 20 en el 2017 de todos los departamentos, en el año anterior logró ubicar en el puesto 13. Por otro lado, Quindío se encontraba en el puesto 17 y el año anterior se posicionó en el puesto 9 en la calidad de educación superior.

Le puede interesar: Preocupación por situación de la educación rural en el país

Bogotá, Caldas y Antioquia se llevan los primeros lugares en educación superior en este informe; en el caso de la capital es el sexto año que se lleva este lugar.

Noticias negativas en la educación de Colombia

Aunque la educación ha  dado pasos positivos, aún existen  obstáculos para alcanzar la misión de Colombia que consiste en ser el país más educado de América Latina en 2025.

Para empezar, aún son muchos los territorio en el país que no cuentan con un apoyo constante que cumpla con las necesidades de la población, esto quiere decir, que no se han caracterizado los territorios de una manera correcta para entender cuales son los puntos focales para contribuir a la educación. Entre estos se encuentran la alimentación, transporte, materiales, infraestructura y acceso a la tecnología que no poseen las instituciones educativas en territorios vulnerables.

Dentro de estos casos se encuentra el departamento de Caquetá, Putumayo y en mayor consecuencia La Guajira y Chocó que ocupan los últimos lugares en el informe del IDC en materia de educación.

El informe revela que departamentos como Arauca, Huila y Cauca dieron grandes pasos en tan poco tiempo gracias a la inversión que se realizó en estos territorio que mejoraron la calidad de las instituciones pues se construyeron laboratorios informáticos y químicos; se contribuyó a los restaurantes escolares y se mejoró la infraestructura. Es decir, que si el Estado y el Gobierno da una prioridad constante es sencillo mejorar los índices de educación de calidad en el país. 

Cabe resaltar que se habla en el contexto de 2018, pues en el caso del Huila y otros departamentos los restaurantes escolares no cuentan con los recursos para brindarle un almuerzo a todos los estudiantes que en su mayoría son de zonas rurales de las instituciones educativas de los municipios.

Por otro lado, se destaca en el informe que la educación superior en Bogotá, Caldas, Antioquia mantiene los primero puestos y Quindío se suma a la lista. La pregunta es ¿qué sucede entonces con otras universidades en el país? Se aclara que el número de universidades públicas es mínimo y no acoge a todos los estudiantes que se gradúan al año de los colegios; además, asumir el costo de las universidades públicas no es una condición que jóvenes colombianos puedan suplir. 

Hasta el 2017 el Ministerio de Educación proporcionaba las cifras del aumento de estudiantes de colegios que ingresaban a la educación superior que estimaba un 51, 5 % de los estudiantes Colombianos. Pero según el Informe del Banco Mundial del año pasado, de este porcentaje se estima que el 42% de personas que ingresan a las universidades en el primer año terminan desertando por motivos económicos.  

El panorama de educación en el país demuestra que existen avances que luego retroceden a su estado vulnerable y estancamientos en departamentos que no tienen prioridad en la educación. Es por esta situación que hace un par de años se creó la Mesa Nacional de Educación que trabaja independientemente para que niños y niñas puedan ir a instituciones educativas de calidad en el marco de los derechos humanos aunque son tareas complejas.

También es necesario destacar la afroetnoeducación un modelo educativo que se apropia de la identidad nativa pero que se encuentra en declive ya que el Plan Nacional de Desarrollo la dejó por fuera al igual que la prioridad de la educación en el país por procesos económicos.

Por: Daimer Fernando Losada Bermeo. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here