Aves y café: Una estrategia de conservación en Venezuela

Cultivos de café que estuvieron bajo la sombra de la crisis en Venezuela, se han recuperado bajo el programa de conservación de aves migratorias y endémicas.

0
89

Un proyecto liderado por Provita, una Asociación Civil Sin Fines de Lucro, y una iniciativa de estudiantes de biología de la Universidad Central de Venezuela, son una alternativa para combatir la pérdida de la valiosa biodiversidad de este país y con ello, demostrar que el desarrollo del ser humano es compatible con la conservación de la naturaleza.

Con estos proyectos, cerca de 224 especies de aves locales y 8 migratorias del norte de los Estados Unidos, han sido identificadas en los bosques venezolanos, los que ahora están certificados como áreas de cultivo de café amigable con el medio ambiente; mientras que 40 familias recuperan producciones orgánicas, ecológicas y económicamente sostenibles.

Le puede interesar: Global Big Day, la celebración que selecciona el país con más especies de aves

El que estas comunidades se hayan convertido en el destino elegido por aves migratorias, no es una casualidad ni producto del azar. Ellas han sido atraídas a este espacio por un ecosistema muy especial que combina árboles de gran tamaño, muchos de ellos frutales, con plantas de café que crecen en la sombra. Lo que se convirtió en un paraíso al que vuelven cada año.

Esta aventura empezó en el año 2017, cuando Arrieta y Miguel Árvelo de Provita le presentaron la idea a Verónica Nouel, directora de proyectos especiales de Café Arábica y expusieron las razones por las cuales se debe apostar a la compra de café orgánico; sustentando que el beneficio no es exclusivo para la comunidad, sino también ayuda a crear un refugio de gran significado para las aves.

Desde que empezó a funcionar “Aves y café”, como ha sido denominado el proyecto, ocho especies migratorias del extremo sur de Canadá y el norte de los Estados Unidos han sido identificadas en los bosques de las dos comunidades.

“El café cumple con nuestros altos estándares, por lo que hicimos una exposición con una promoción importante con una galería fotográfica, compramos toda la cosecha y estamos ayudando a conservar los bosques que producen café de sombra”, explica Verónica Nouel.

Aves y café funciona como una estrategia de conservación que combina la sostenibilidad económica con la reconstrucción del tejido social, donde también los niños son participes de este proyecto como los futuros guías turísticos, preservando las aves y contagiando amor por sus siembras de café.

Para terminar, es importante rescatar que el medio ambiente es proveedor y gran cómplice de transformación social, económica del ser humano; por lo que es importante proteger la naturaleza.

Por: Claudia Patricia Barón. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here