Boyacá le apuesta a los canastos de fibra como transformación ambiental

Desde el 2018 los boyacenses le apuestan a la campaña “más fibra, menos plástico”. Esta iniciativa consiste en intercambiar residuos plásticos por canastos hechos por la misma población, de esta manera, se contribuye con la preservación de los ecosistemas, y por supuesto, a la cultura del departamento.

0
1297
Foto: Rodolfo Gonzáles

Poner un alto a la contaminación ambiental es responsabilidad de todas las autoridades, fábricas, distribuidores, y desde luego, la ciudadanía que se convierten en protagonistas del daño ambiental por su consumo. El plástico a diario nos invade a paso gigantescos, tanto que en el país el 56% de plástico es de uso único de acuerdo a Silvia Gómez, directora Greenpeace Colombia.

Todo  este material de un solo uso tiene como destino final ecosistemas importantes de los territorios colombianos. Por esto, es necesario dejar de usar elementos como: pitillos, frutas y verduras que contiene diferentes empaques, icopores, gaseosas, entre otros.

A partir del 2018, La población de Boyacá junto a su Gobernación,  le apuestan al canasto de fibra como herramienta de fortalecimiento de educación ambiental y una forma de contribución al medio ambiente. En el mes de mayo en la Plazoleta de las Nieves de Tunja se dio apertura a esta campaña “más fibra menos plástico”, la cual contó con la participación de los ciudadanos quienes estuvieron cambiando diferentes elementos plásticos por canastos.

Le puede interesar: El plástico podría ser reemplazado gracias a la semilla de aguacate

El tejido  a partir de fibras de origen vegetal es una de las artes más antiguas de la humanidad, era practicada para elaborar canastos de diferentes diseño; precisamente nuestro país cuenta con artesanos en sus distintas regiones que realizan los tradicionales canastos, como es el caso de Boyacá.  Esta iniciativa apoya al sector artesanal del departamento valorando y visibilizando el trabajo de nuestros artesanos, y por supuesto, la importancia de cuidar el medio ambiente.

Un año después de ser puesta en marcha esta campaña más fibra menos plástico”, no solo logró  reducir el consumo de elementos elaborados a base plástico, sino también que la población volviera a utilizar el tradicional canasto que hace parte de la cultura de Boyacá. Dicha estrategia entregó cerca de 12.300 canastos y recogió aproximadamente 40 toneladas de residuos.

Su impacto ha sido positivo con el medio ambiente ya que se evitó la utilización de más de 590 mil bolsas plásticas.De esta manera, es una campaña que ha logrado contribuir  al medio ambiente desde la educación y los saberes antiguos del arte del tejido.

Por: Claudia Patricia Barón. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here