Campesinos trabajan con elementos de bioseguridad para alimentar al país

Los “Cascos de Vida” han sido entregados en varias zonas rurales, entre los beneficiarios se encuentra la Asociación Frutos del Campo en Popayán (Cauca), que cuenta con más de 25 familias productoras de aguacate hass que se comercializan a nivel nacional e internacional.

0
444
Foto por: https://bit.ly/3ijy6LM

El sector agricultor ha sido uno de los pocos que no han detenido sus labores, además que conllevan una gran responsabilidad que es la de producir los alimentos que a diario consumimos, por eso los campesinos han demostrado ser protagonistas activos durante la pandemia del COVID- 19.                   

En las zonas rurales se han establecido protocolos de bioseguridad para evitar que el virus se propague en estas zonas y así asegurar con diferentes estrategias la continuidad de las cosechas de los diversos alimentos de la canasta familiar, por esa razón, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) inició la campaña Cascos de Vida, un proyecto que busca entregar a cada agricultor una herramienta de bioseguridad para brindarles seguridad y que puedan continuar con la labor más importante para el país.

Con el apoyo técnico de las Naciones Unidas, las ayudas para las campesinos se han logrado entregar en diferentes zonas rurales del país, como el Tolima, Cauca y Bolívar, Norte de Santander, este último en apoyo a la Asociación Campesina del Catatumbo; el proyecto Desarrollo Económico Incluyente Rural que es liderado por la Agencia de Cooperación Internacional de Corea- KOICA y el Ministerio de Agricultura ha logrado entregar 1000 elementos a productores de ñame, cacao, aguacate y limón.

Le puede interesar: Mercatón Campesino: productos frescos a precio justo y sin intermediarios

Estos elementos de bioseguridad se dieron gracias a un concurso realizado para buscar soluciones contra el COVID – 19, contando con la participación del Gobierno Nacional, organizaciones internacionales, los creadores de los elementos y apoyo científico, siendo una clave importante para este proyecto y la creación de “Cascos de Vida”.

“Nos parece excelente contar con este casco porque con la pandemia es necesario protegernos. Al campo muchas veces no llegan este tipo de protecciones, pero ahora que los tenemos, los vamos a usar cuando tengamos que salir a la ciudad o hacer reuniones con varias personas”, manifestó uno de los beneficiarios del casco, Germán Delgado, vicepresidente de la Asociación Frutos del Campo en Popayán (Cauca).

Estos kits de bioseguridad fueron otorgados a todos los agricultores de manera gratuita, para que los encargados de producir, administrar y comercializar todo los productos que se consumen en el país puedan laborar con confianza y seguridad manteniendo los protocolos establecidos por el Gobierno Nacional.

Por: Erika Carolina Guarnizo Rico – Periodista.

Editor: Lina María Serna- Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here