Carta del campo: Biólogos y excombatientes trabajan por el turismo natural

Un equipo conformado por expertos ambientales y firmantes del Acuerdo de Paz, lideran la expedición que busca estudiar las posibilidades de ecoturismo en Caquetá. Teniendo en cuenta los conocimientos y el potencial de la comunidad del Antiguo Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación Óscar Mondragón.

0
313
Foto por: Participantes proyecto MIA

Toda la expedición empezó en el mes de abril del 2021, cuando biólogos de diferentes parques del país llegaron al Antiguo Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación – AETCR Óscar Mondragón. Este equipo de profesionales hace parte de la Fundación de la Palmita y también personal del Fondo Mundial para la Naturaleza – WWF, entidad ambiental reconocida a nivel mundial.

Después de indagar cuáles puntos serían estratégicos para el turismo de naturaleza en la zona de reserva campesina, se escogieron dos puntos de recolección de datos. El primero es El Salto del Venado, el cual queda en una vereda que lleva este mismo nombre. 

Y el segundo en El Coreguaje, el cual queda aproximadamente a dos horas a pie del AETCR. Estos puntos no se eligieron solo por el turismo, sino que son zonas que no han sufrido efecto antrópico. El salto del Venado es una zona que hace parte del Parque Nacional Natural Cordillera de los Picachos, por ende, es una zona protegida.

El Coreguaje también hace parte de parques, pero anteriormente los que cuidaban este territorio eran las extintas FARC-EP, especialmente la columna Teófilo Forero Castro. Cabe mencionar que, el grupo de la expedición se conformó por la Fundación la Palmita, WWF, MMAVECOOP, Parque Nacional Natural Cordillera de los Picachos, y AMCOP. 

Quienes hicieron parte de una capacitación que se llevó a cabo para todo el personal que iba a participar de este proceso. De este modo se inició la expedición en el Salto del Venado, fueron 6 días de trabajo con los biólogos, quienes instalaron cámaras trampa para observar grandes mamíferos, e hicieron el muestreo de aves, anfibios, reptiles, mamíferos pequeños y plantas. 

Luego se puso en marcha la siguiente visita, los integrantes de la expedición salieron para el segundo punto, en donde en el transcurso del recorrido se iban observando los diferentes animales que se encontraban en el camino. Además, se encontraron huellas del felino Panthera onca, así es el nombre científico del que comúnmente se le conoce como jaguar

Después de un tiempo caminando llegaron al lugar del campamento, un espacio lleno de naturaleza y paisajes hermosos, verde por donde se mirará. Los próximos días se iniciaron las caminatas para realizar el muestreo de aves, reptiles, mamíferos pequeños, y también se instalaron unas cámaras trampa. Los días en El Coreguaje fueron más largos, allí se compartieron varios conocimientos, aventuras y amistades entre las personas que hacían parte de la expedición. 

Para finalizar la expedición se hizo una reunión para compartir todo el material que se había recogido, pero sólo resultados preliminares debido a que se necesita de tiempo para contar con resultados actualizados.

Esta es una gran muestra del trabajo de las y los excombatientes que hoy le apuestan a la agricultura, la conservación ambiental, el turismo ecológico, entre otros oficios importantes que contribuyen a la construcción de paz en el país. 

 

Por: Yury Andrea Osorio Salazar y Yina Mileidy Lebaza Ruiz. Participantes del proyecto MIA.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here