Carta del Campo: Educando al futuro campesino

La vivencia con cientos de niños de nuestro campo permiten a maestros ver lo importante que es el papel de sus estudiantes para la transformación y construcción de la ruralidad en Colombia. A continuación, la experiencia y testimonio de dos maestras en el sector Los Puentes en Silvania.

0
279
Foto: Emilce López Díaz

Cuando atravesé la puerta de la pequeña sede de primaria de la Institución Educativa Departamental Santa Inés, sector de Los Puentes, en Silvania, me encontré rodeada de rostros infantiles corriendo, jugando, riendo y soñando, y al fondo del pequeño patio en uno de los corredores, estaban las profesoras Dora Aleida Rivas y Carmen Rosa Santana, sentadas detrás de una sencilla mesa que hacía las veces de cooperativa con algunas pocas golosinas.

Ellas me sonrieron con esa sonrisa que solo alcanzan los maestros curtidos por el tiempo y la paciencia y que se ha modelado en sus rostros por amor a lo que hacen. Cuando les pregunte ¿cuál era su deseo con respecto a los niños que están educando? Al unísono me respondieron, casi en coro, que les gustaría que ellos se quedaran en el campo y no huyeran a las ciudades a buscar “un mejor futuro” con más estabilidad laboral y económica. Que ojalá el sector rural pudiera ofrecer mejores alternativas para que “sus niños” no tuvieran que estar de aquí para allá, cuentan que la mayoría de los niños hacen parte de la población flotante, es decir que sus familias no tienen tierra y están trabajando un día para un patrón y luego para otro, o están en terrenos arrendados.

Le puede interesar: Carta del Campo: La importancia de nuestros docentes a ritmo de coplas

Es por eso que ellas desde su labor como docentes quieren aportar para que esa empresa se transforme en una alternativa viable, a través de concienciar a todos, de que el campo es más saludable física y emocionalmente, además no se encuentran tantos peligros como en las ciudades, afirma Dora Aleyda.

Afortunadamente ya a los infantes se les está educando para el “emprendimiento” con labores sencillas pero significativas como huertas orgánicas, el reciclaje, la siembra de árboles para reforestación y protección de la ribera del río Barro Blanco y otras actividades que buscan despertar la conciencia ambiental y el sentido de pertenencia y amor hacia su tierra.

La profesora Carmen Rosa, hace énfasis en que educar valorando los recursos naturales, ayudará a cuidarlos transformándolos a su vez en fuentes productivas que pueden hacer parte de renglones económicos claves que incluyan cadenas de comercialización y utiliza como ejemplo el Turismo agroecológico.

También afirmando que el Municipio de Silvania tiene un gran potencial aún inexplorado en este tema ya que cuenta con todos los climas, diversidad de paisajes, variedad de cultivos , muchas fuentes de agua, y suficientes vías, pero hace falta más apoyo por parte de los entes administrativos para lograr hacer de éste un sector turístico fuerte que genere  a los habitantes de la región una seguridad económica, permitiéndoles ver en Silvania su presente y su futuro.

Carmen Rosa se enorgullece cuando habla de sus pequeños “defensores del agua” que ya han tenido la oportunidad de transmitir su valioso mensaje a niños y adultos de otras veredas como Panamá Alto; también recuerda con añoranza a una alumna con raíces Arhuacas llamada Suri Suray Villazón, quien afirmaba con toda razón que “el agua es sagrada” e impregnó a todos, compañeritos y maestros, su respeto a la madre tierra, ella decía “Todo lo que se toma de la tierra debe volver puro”.

Gracias a maestras como Dora Aleida y Carmen Rosa, que siguen ejerciendo su labor con entrega y total afecto, podemos esperar con confianza que la tarea de construir mejores seres humanos es posible y que en un futuro no lejano contaremos con hombres y mujeres orgullosamente campesinos, emprendedores, honestos, que respetan y cuidan su entorno y que actuando con armonía y sostenibilidad seguirán formando futuro.

Por: Emilce López Díaz. Reportera rural.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here