Carta del campo: “El Indio” un equino amigo y compañero de trabajo

Desde Caquetá nos comparten la historia del animal que se convirtió en la gran compañía de un trabajador rural.

0
353
Foto por: Luz Adriana Mejía

Humberto Castro Vargas, de 63 años de edad y más caqueteño que cualquiera, nació en el bello municipio de Puerto Rico – Caquetá. Su infancia la pasó al lado de sus padres en una finca rodeado de cultivos, agua y esperanza; de ellos recibió la enseñanza de cultivar la tierra, manera en que sobrevivió después de tantos episodios generados por la violencia; y encontró en estas tierras la manera de vivir.

Hace siete años recibió un hermoso regalo de parte de su hijo,  un equino al cual llamó “El Indio” quien sería su compañero fiel y medio de trabajo. Humberto  dejó el cultivo de campo y se dedicó a un oficio bastante peculiar, el ser cochero (persona que tiene por oficio conducir coches de caballo), regalo que lo ha sostenido hasta el día de hoy.

Ahora no tiene horario de trabajo,  está listo para quien necesite sus servicios; los viajes son cobrados dependiendo el desplazamiento de su equino, van de cinco mil hasta veinte mil pesos. Desde que tenga salud trabaja también los fines de semana y siempre muy cuidadoso de su caballo, lo consiente alimentándolo tres veces al día con miel de purga, mogolla, caña y zanahoria, pues son varios años que lo acompaña.

Humberto cuenta anécdotas y picardías de su compañero, y dice que es como un hijo más. El gremio es bastante numeroso, son sesenta cocheros que se distribuyen en la zona de la galería, y otros que tienen contratos desplazando suero; pero aun así se colaboran entre ellos mismos, si alguno anda de carga, está el segundo siempre atento y dispuesto al servicio de la gente.

Por: Luz Adriana Mejía. Facilitadora ACPO – Caquetá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here