Carta del Campo: La carne vegana llega para ayudar a salvar el mundo

La desigualdad en el uso y pertenencia de la tierra en Colombia ha sido uno de los detonantes más importantes en la creación de las guerrillas, especialmente de las FARC.

0
438
Foto tomada de: https://bit.ly/2Zx8h5n

Oxfam indica que Colombia es el país de América Latina con mayor concentración en la tenencia de tierra. El 1% de las fincas de mayor tamaño tienen en su poder el 81% de la tierra colombiana.  Un millón de hogares campesinos viven en menos espacio del que tiene una vaca para pastar.

De las 43 millones de hectáreas con uso agropecuario, 34,4 están dedicadas a la ganadería y sólo 8,6 a la agricultura. Con estas cifras anteriores resulta muy fácil entender quiénes son los verdaderos beneficiarios de la ganadería colombiana y por qué sigue aumentando la pobreza, la falta de oportunidades, la inequidad, la impunidad y la corrupción en nuestro territorio.

Le puede interesar: Implementación de suplementos multinutricionales para el ganado bovino

Igualmente amenazador para la estabilidad de nuestra Nación, y estrechamente relacionado, es el problema de la deforestación; tragedias ecológicas como lo que pasa en el Parque Chiribiquete, considerado Patrimonio Biológico y Cultural, o los incendios provocados en el Amazonas, son el resultado de la codicia desmedida de unos cuantos que desean apoderarse de esos territorios.

La principal causa de la deforestación en el país, según Fedesarrollo, es la ganadería de pastoreo. Y toda esta violencia contra lo que somos y lo que tenemos es un absurdo que nos tiene atados a nuestro presente colombiano, que ya pasó.

Colombia, uno de los países más biodiversos del mundo, está acabando diariamente con sus tesoros de vida, para sembrar pastos y criar vacas. ¿Sabías que para producir un kilo de carne se necesitan 15.400 litros de agua (eso es lo que consume un humano en promedio durante 16 años), para un kilo de carne de cerdo se requieren 9.000 y para un kilo de pollo, 4.000, mientras que sólo se gastan 37 litros para 1 kilo de brócoli y 7,5 litros para 1 kilo de champiñones?

Otro de los problemas que gira en torno a la ganadería es la emisión de CO2; según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), este sector es responsable de un 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero, sólo por detrás del sector del transporte que es responsable del 22%.

Basados en estos antecedentes de la enorme cantidad de agua que se requiere para producir una mínima porción de alimento y el impacto que tiene esta industria en el cambio climático, ¿Será sostenible la industria cárnica en un futuro próximo?

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), la respuesta es un rotundo ¡NO! Porque los países occidentales estamos consumiendo recursos a una velocidad superior a la de la tierra para renovarlos; de hecho, este año 2019, el 29 de julio, con cinco meses por delante, la humanidad ¡agotó los recursos que debieron rendirle para todo el año! A esto se le llama «El Día de la Sobrecapacidad de la Tierra».

Esto significa que estamos sobregirados y estamos consumiendo los recursos de las futuras generaciones; ésta es la causa de la pérdida de la biodiversidad y la fertilidad del suelo.

Los grandes genios de la economía saben que cambiar la costumbre carnívora, especialmente de occidente, es muy difícil, por lo cual han inventado una excelente alternativa: productos «cárnicos» elaborados a partir de plantas.

La empresa pionera en esta “carne vegana”, Beyond Meat, debutó el 2 de mayo en Wall Street disparándose en Bolsa un 163% (el mensaje está claro).

La elaboración de esta “carne vegana” se basa en proteínas vegetales provenientes de arvejas y soya, a las que se añaden otros componentes como aceite de coco y fibras vegetales, y se les somete a varios procesos de vaporización, presión y cambios de temperatura para lograr el parecido a la carne original.

La carne animal, por necesidad y obligación, está en vía de extinción. Si los dueños de los recursos en Colombia siguen mirando al pasado, innegablemente terminarán estrellándose contra el pavimento y llevándose por delante a los insensatos que les acompañen.

Sigamos el ejemplo de genios como Bill Gates, accionista de Beyond Meat, que piensa en cómo cuidar este planeta y, a la vez, cómo satisfacer el paladar de esta creciente y arrasante humanidad.

¿Cuánta carne vegana podríamos producir en nuestro territorio? Si  Beyont Meat se está transformando en multimillonaria con arvejas y soya, ¿qué podríamos hacer nosotros con las cerca de 45.000 especies vegetales que tenemos en Colombia?

Por: Emilce López Díaz. Reportera rural.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here