Carta del campo: La educación como base de desarrollo para la ruralidad

Desde la perspectiva de una facilitadora educativa cuya labor se desempeña en Caquetá, para un territorio con población campesina que históricamente ha vivido el abandono estatal; proyectos como Pescado para el Desarrollo son un gran apoyo a las comunidades rurales.

0
198

En el Departamento del Caquetá según datos estadísticos del DANE un 39,25% de la población es rural. La cual atraviesa por grandes desafíos culturales, educativos, sociales, económicos, políticos, y naturales que dificultan su desarrollo. 

Nuestros campesinos han sido golpeados fuertemente por conflictos armados, por la desigualdad, por la violación de sus derechos y la falta de oportunidades, que los obliga a dejar sus tierras, en muchas ocasiones para desplazarse a grandes ciudades en busca de un mejor futuro. 

Como facilitadores educativos de Escuelas Digitales Campesinas de Acción Cultural Popular – ACPO, para el proyecto Pescado para el Desarrollo, financiado por Caritas Noruega y ejecutado por el Secretariado de Pastoral Social; es un  privilegio implementar acciones con jóvenes de grados 9°, 10° y 11° de ocho Instituciones Educativas Rurales del Caquetá.

Dicho proyecto busca promover  la economía de las regiones por medio de la pesca responsable y ecológica , así mismo fortalecer el liderazgo campesino, por medio de la educación. Contemplando varias acciones globales; la primera en una serie de capacitaciones relacionadas con producción de peces y pesca responsable dirigida por El Servicio Nacional de Aprendizaje – SENA. 

La segunda es una serie de prácticas y entrega de material como alevinos, con el fin de que los jóvenes puedan desarrollar los conocimientos adquiridos y al mismo tiempo, puedan ir produciendo peces para su crecimiento económico, esta actividad es liderada por La Asociación de Acuicultores del Caquetá – ACUICA.

La tercera consiste en una serie de emprendimientos presentados a Fondo Emprender por un grupo de jóvenes que participan en el proyecto; con el fin de buscar que sus ideas de negocio se conviertan en emprendimientos que apoyen el crecimiento de la región y mejorar su calidad de vida.

La cuarta y última, aunque no menos importante es el fortalecimiento de la parte humana, la cual se encuentra orientada por ACPO, en esta acción los jóvenes se forman en 8 cursos diferentes, todos enfocados en la búsqueda del fortalecimiento de sus valores, sus competencias humanas, sus habilidades para que no solo sean grandes productores de peces, sino que sean seres humanos íntegros que aporten al crecimiento de la sociedad, que cuiden el medio ambiente, que no dejen de luchar por sus sueños. 

Pescado para el Desarrollo es un proyecto muy completo que busca fortalecer todas las áreas en las que han sido vulnerados la comunidad campesina, devolviendo esperanza a estos habitantes y las ganas de seguir luchando por sus tierras que alimentan a todo un país.

Es grato llegar a territorio y trabajar mano a mano con las I.E.R, con la comunidad, buscando engrandecer las labores del campo y encontrarse que dichas personas están llenas de alegría, compromiso, entrega, solidaridad y que te reciben como un miembro más de su familia.




Por: Sandra Liliana Riaño García. Facilitadora educativa del proyecto Pescado para el Desarrollo. 

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here