Chamán: El último guerrero, una historia de lucha indígena en el Putumayo

Esta película grabada en el departamento del Putumayo narra la historia de una comunidad indígena amenazada por la llegada de la minería, es una cinta que refleja el misticismo de la selva y que invita a la recuperación y protección de las cosmovisiones ancestrales que fortalecen la conexión con la naturaleza.

0
325
Foto por: Proimágenes Colombia - https://bit.ly/2LPGwyG

Las mágicas tierras del Putumayo, departamento ubicado en el suroccidente del país, aún tienen muchas historias por contar, relatos que reviven la esencia de estas tierras indígenas y que nos recuerdan la importancia de recuperar aquellas cosmovisiones ancestrales que aseguran la estabilidad y la vida. Una de estas historias es narrada en “Chamán: El último guerrero”.

Se trata de una película pensada y dirigida por Sandro  Meneses Potosí, un colombiano oriundo del Putumayo quien quiso plasmar en un audiovisual el secreto que conservan las espesas selvas de este territorio indígena. Esta cinta refleja el arraigo por el territorio del pueblo Panguart, una comunidad de la que hoy en día no se conoce mucho y que tras la llegada del “hombre blanco” vio destruida su conexión con la Madre Tierra.

Le puede interesar: Oficios ancestrales del Putumayo que cuentan la historia del pueblo kamsá

El protagonista de la trama es Zumak, quien guiado por el chamán cuidador de la selva debe defender su raza y su territorio de la maldad que trae la minería y sus ejecutores. “Chamán: El último guerrero” es una producción que evoca la misticidad de la selva y los seres que según las creencias ancestrales custodian todas las formas de vida.

Esta película es la primera que se produce en su totalidad en el departamento del Putumayo, su elaboración tardó cerca de 8 años y contó con la participación de más de 100 actores naturales de las comunidades indígenas de esa zona. El lanzamiento oficial se realizó en octubre del 2016 y aún así, sigue siendo una de las cintas de enfoque cultural y ambiental más llamativas del país.

Pues invita al espectador a reflexionar sobre las situaciones que amenazan a los pueblos originarios de Colombia y del mundo, y a pensar en que la continuidad de dicha situación contribuye a la desaparición de las lenguas maternas, prácticas tradiciones y cosmovisiones que guardan la esencia de nuestros ancestros y con ella, las enseñanzas para saber curar y liberar a la Madre Tierra.

Por: Karina Porras Niño. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here