¿Cómo plantar y cuidar fresas desde casa?

Tener un cultivo de fresas en casa puede ser una de las formas sencillas de acercarse a la labor de plantar.

0
206
Foto por: https://cutt.ly/1fOBOpt

En estos tiempos algunas personas se han dedicado a aprender diferentes cosas para contrarrestar el aburrimiento, la rutina y ocupar el tiempo de ocio. Por eso, iniciar con el sembrado de plantas sencillas de cuidar, puede ser una buena opción.

La fresa es una fruta sencilla de plantar, pero que necesita cuidados específicos para crecer satisfactoriamente y dar buenos frutos. Básicamente la fresa necesita mucha luz (luz, no sol) y riego constante, sin ahogar la planta.

Le puede interesar: 35 campesinos protagonizan el nuevo Club de Líderes Rurales de ACPO

Proceso de sembrado

Inicialmente, la semilla se pone sobre la tierra, sin taparla para que reciba la mayor cantidad de luz posible, regando preferiblemente en la mañana y en la noche, cuidando el exceso de agua, ya que es una planta sencible a la humedad y puede podrirse con facilidad.

El espacio que necesita cada planta depende el tipo de fresa, pero un espacio considerable es más o menos 30cm entre cada una.

Trasladar la planta

Si se sembró la planta en un lugar con poco espacio, después de uno o dos meses y cuando se vean mínimo 4 hojas, se puede trasplantar o trasladarla a una maceta o recipiente más amplio o en su debido caso, al jardín.

Si por el contrario, la planta está en un lugar amplio, no es necesario realizar el traslado, ya que en el lugar en el que está, cuenta con el espacio suficiente para crecer.

Cuidado contra animales

Para proteger las fresas de invasores es recomendable protegerlas con una tela que permita la entrada suficiente de luz e impida la entrada de animales o insectos. También se puede proteger con un mosquitero o alambres alrededor del cultivo.

Además, es recomendable utilizar fertilizante antes de que florezca, antes y después de recoger el fruto.

¿Cómo saber si la planta está enferma o infestada?:

Para garantizar el buen estado de la planta, es importante revisarla regularmente. En caso de que la fresa presente manchas en sus hojas o que se enrollen de manera inusual o que esten cubiertas por una capa gris o si presenta mordidas en hojas y frutos o restos de baba o si tiene pequeños insectos negros, amarillos o verdes en las hojas; la planta está enferma o la invadió alguna plaga.

Recoger el fruto

Cuando las fresas tienen un color rojo intenso están listas para ser recolectadas. Esto usualmente sucede cuando han pasado aproximadamente de tres a seis meses (Depende de los cuidados).

Cuando le están saliendo ramitas muy largas sin hojas a la rama principal, son retoños o hijos nuevos que están naciendo, entonces si se cortan, la fresa no se podrá seguir reproduciendo.

Sin embargo, si se desea tener más frutos, hay que esperar a que a la nueva ramita le salgan hojas para poder desprenderla de la rama principal. Después hay que ponerla sobre la tierra, la maceta o el jardín para que crezca, teniendo en cuenta los cuidados que se tuvieron con la fruta cosechada.

Finalmente, para garantizar el cuidado de los frutos, se debe cuidar que los frutos no estén en contacto directo con la tierra. Además se debe deshierbar regularmente.

Por: Isabella Durán. Periodista.

Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here