Conozca el origen de las gallinas colombianas

Sabía usted que la gallina Colombiana comparte lazos genéticos con las gallinas de China y Japón. Aunque sus diferencias son visibles, un grupo de investigación de la Universidad Nacional halló el vínculo entre estas.

0
993
Foto: Gallos y Gallinas Criollas

El Grupo de Investigación en Genética Animal – GIGA, realizó un proceso de investigación por zonas colombianas, con el propósito de tomar pruebas de sangre a distintas gallinas. Recorrieron Boyacá, Caldas, Cauca, Cesar, Cundinamarca, Córdoba, La Guajira, Santander y Tolima, donde encontró gran diversidad de biotipos asociados con el color de las plumas, los tarsos, tipos de cresta y colores de piel.

“El estudio contempló el análisis de un fragmento de la región D-loop del ADN mitocondrial, el cual permite realizar inferencias sobre las relaciones genéticas que existen entre las gallinas criollas y otras razas”, explica la profesora Ligia Jiménez, de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia.

Le puede interesar:Paso a paso para tener gallinas sanas y huevos orgánicos

Son distintas las teorías sobre de dónde proviene la gallina colombiana, algunas se basan en contextos mitológicos y otros en la historia del mundo; historia que fue objetivo para el grupo de investigación de la Universidad Nacional. Una de las teorías, considera que las gallinas provienen de la Península Ibérica en el periodo de la conquista, sin embargo, el ADN determina  a través de las mitocondrias que esta especie ya habitaba el continente americano mucho tiempo atrás, según el GIGA.

La profesora Ligia Jiménez, explica que en el continente asiático hace más de 8000 años fueron territorios donde se comenzó un proceso de domesticación del Gallo Rojo (Gallus -Gallus) y es uno de los antecedentes que más tiene validez. Mientras tanto, lo planteado por el grupo es que a través de las islas polinesias llegaron estas aves a Chile y Perú y se extendieron por todo el continente.

Las gallinas de Japón y China, presentan similitudes interiores más no físicas, pues poseen una textura y color similar a las gallinas colombianas.“En un viaje que hice a La Guajira encontré en el traspatio de una tienda algunos ejemplares con características similares”, destaca la docente.

Las pruebas de sangre de trece gallinas de diferentes regiones del país determinaron que las gallinas de China y Japón comparten cadenas de ADN similares, por lo tanto, sus orígenes se pueden fundamentar de un viaje desde el continente asiático, a través de la Polinesia.

Las gallinas colombianas se caracterizan por sus huevos de tonos azules y verdes, además, por ser una especie variable. En Colombia se pueden encontrar gallinas enanas o kikas; las prietas, conocidas por su pigmentación negra intensa; las armiñas, que se distinguen por un plumaje alrededor del cuello con patrones de colores negros o amarillos y la más extraña las pata de pato, por la membrana de sus patas.

En Japón, estás aves se distinguen en su mayoría por tener un plumaje muy sedoso y extenso que inclusive cubre toda su cabeza. A pesar de sus diferencias físicas, comparten relaciones genéticas con las gallinas criollas y ayudan a develar la historia de la llegada de las aves al país. 

Por: Daimer Fernando Losada Bermeo. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Fuente: Agencia de Noticias UN

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here