Construye tu huerta orgánica en esta cuarentena

Conozcamos a continuación la importancia de construir una huerta orgánica en nuestros hogares. Un espacio para producir vegetales, plantas aromáticas, compartir en familia en esta cuarentena y aportar a la salud del hogar.

0
2638
Foto por: Wayook. Tomada de: https://bit.ly/3eeXLUU

Hoy en día resulta de vital importancia una alimentación saludable por el bienestar de nuestros cuerpos. Construir una huerta casera permite que aprovechemos el tiempo de reunión en familia, producir alimentos que no fueron tratados por plaguicidas y que son ricos en nutrientes.  

¿Qué es una huerta orgánica?

Es una forma de cultivo que se basa en la fertilidad del suelo y la producción de diversidad de especies. Esta busca la obtención de plantas sanas que se conviertan en alimentos  para el consumo a través de técnicas caseras.

Por ejemplo, la producción de mantillo (cubierta de pasto y hojas secas) y la siembra por asociación (plantas de distintos tamaños). Otra técnica muy usada es la rotación, la cual permite cultivar especies diferentes en un mismo espacio que puede ser de un metro cuadrado.

La idea es aprovechar todos los recursos que brinda la naturaleza para producir vegetales sanos. Por ello, se evita el uso de productos químicos como pesticidas o fertilizantes. Resulta primordial e importante, ya que no siempre se alerta acerca de los riesgos de la utilización de agroquímicos. 

Le puede interesar: Redes micorrizas, la forma en que las plantas se comunican entre sí

Según un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura – FAO, estos productos son poco sostenibles y son la principal causa de contaminación del agua, emisiones de gases a la atmósfera y pérdida de biodiversidad; además de los daños futuros a la salud. 

Beneficios de una huerta orgánica 

  • Comer sano: cosechar las hortalizas en casa, sin duda va a incrementar el consumo de los productos totalmente frescos por lo que el sabor y la calidad van a ser óptimos.
  • Economía: las semillas no cuestan mucho y a medida que comiencen a crecer los vegetales ahorramos en alimentos que normalmente compramos. 
  • Ejercicio y salud: trabajar en la huerta te va a mantener en movimiento, te ayuda a reducir el estrés y te relaja. Es una actividad que se puede hacer en familia.
  • Productos sin químicos: las semillas o plantas orgánicas son saludables y son garantía de alimentos sanos, naturales y llenos de nutrientes.
  • Respetar y conectar con la naturaleza: tener una huerta en casa es una actividad educativa importante sobre todo para los niños ya que aprenden a conectar con la naturaleza y también a respetarla y cuidarla. Involucrarlos en el proceso de plantar, cuidar y cosechar la huerta va a ser sumamente beneficioso para ellos.

¡Al huerto!

No es necesario tener un patio ni un gran jardín, basta con un pequeño balcón e incluso en una maceta que cuelgue de una ventana. Básicamente, se necesitan de los siguientes elementos: 

Maceta o recipiente

Quienes viven en apartamentos o casas pequeñas pueden armar su propia huerta en cajones, canastos, macetas o algún objeto que no usemos. Con al menos 40 centímetros de profundidad, para que las raíces crezcan a gusto, eso sí, es clave recordar perforar la base para permitir el drenaje del agua.

Tierra y abono

El uso de abonos orgánicos para enriquecer la tierra es necesario. Un buen abono orgánico puede ser creado con restos de comida como pueden ser cáscaras de huevo, restos de papas, estiércol, cenizas, restos de frutas, etc. Debes agregarlos en la tierra en forma pareja y luego regar la zona para lograr buena humedad o simplemente tomar los desperdicios, echarles agua y cubrirlos con un plástico para que fermente y, entonces sí, echarlos en nuestra masetas o recipientes. 

Semillas

Conseguir semillas orgánicas, es el caso de la zanahoria, rábano, nabo, ajo, entre otras, se plantan por el método de siembre directa para evitar malformaciones en su raíz y en su desarrollo. Sin embargo, son las plantas que requieren ciertos controles de temperatura y humedad. También podemos usar las semillas de los vegetales que solemos comprar y que terminan en la basura y no son aprovechadas.

Siembra

Lo primero es pensar en lo que se quiere cultivar pues las opciones son de lo variadas. Siempre hay que conseguir el calendario de siembra local para saber cuándo sembrar. En este caso: zanahoria, tomate, lechuga, espinaca entre otras. Otra buena solución para tener una huerta en un departamento o espacio chico es distribuirla: tenerla separada en dos, tres o cuatro macetas. Además, de esa manera combinar mejor las plantas y volver tu huerta súper eficiente.

Asociar las semillas

Tomate y albahaca: mejora el sabor del tomate y aleja a las moscas que dañan su desarrollo.

Romero y zanahorias: es bueno colocar el romero cerca de zanahorias y coles ya que repele insectos.

Menta y brócoli: la menta es muy buena para alejar a las plagas que atacan a los coles.

La agricultura orgánica es importante para nuestra salud y, a largo plazo, para el futuro de nuestro planeta. La producción y el consumo de alimentos orgánicos nos ayuda a prevenir enfermedades y reforzar nuestro sistema inmune, ya que los alimentos cultivados sin usar productos químicos tienen mejores condiciones nutricionales, pues son más altos en antioxidantes y más bajos en nitratos.

Para aprender paso a paso cómo construir tu propia huerta casera, te recomendamos el curso de Escuelas Digitales que consta de cuatro (4) unidades y tiene una duración de 40 horas. El curso es totalmente gratuito y en línea, se podrá acceder a través del siguiente enlace: https://cutt.ly/EtMmygx

Por: Jessica Beltrán. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here