Corredor Biológico Guácharos ya cuenta con hoja de ruta para su protección

En el departamento del Huila se aprobó el Plan de Manejo Ambiental para el Parque Natural Corredor Biológico Guacharos - Puracé, con el objetivo de preservar este importante ecosistema que además de ser el área protegida más grande del departamento, es el hábitat de una amplia biodiversidad.

0
229
Foto por: CAM - https://n9.cl/aaya

El Parque Natural Regional Corredor Biológico Guácharos-Puracé, se encuentra ubicado en el departamento del Huila, específicamente en la ecorregión del Macizo Colombiano y la cuenca alta del Magdalena. Según datos de la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena (CAM) este ecosistema cuenta con una extensión de 62.685 hectáreas con jurisdicción en los municipios de San Agustín, Pitalito, Acevedo y Palestina, y, es considerada el área protegida más grande del departamento.

Problemáticas como la deforestación, la degradación del bosque por la extracción selectiva de especies maderables (plantas que producen tejido leñoso), conflictos por uso del suelo, la contaminación hídrica y la cacería de especies ponen en peligro la conservación de este amplio ecosistema. Por esto, la CAM inició el Plan de Manejo Ambiental para el Corredor Biológico Guácharos – Puracé.

Le puede interesar: “Orígenes”, una apuesta comunitaria para la protección ambiental del Huila

“Es motivo de gran satisfacción comunicar a todos los huilenses que el consejo directivo de la CAM adoptó el Plan de Manejo Ambiental del Corredor Biológico Guácharos-Puracé, un importante ecosistema que hace parte del patrimonio natural de los huilenses y que desde ahora cuenta con un instrumento que traza una estrategia de mediano plazo para responder a su protección”, destacó Camilo Agudelo Perdomo, Director General de la CAM.

Con el proyecto se busca preservar las condiciones naturales de los paisajes bioclimáticos de los bosques húmedos andino y  subandino; y  el páramo de la Cordillera Central y Oriental presentes este corredor biológico. Con el fin de mantener la biodiversidad, la migración de genes de una especie a otra y la prestación de los servicios ecosistémicos en el sur del Huila.

 Así mismo, se pretende conservar los hábitats necesarios para la supervivencia de las especies endémicas y amenazadas como el oso de ante ojos, la danta de montaña, el roble negro, entre otros. Además, de mantener las coberturas ambientales necesarias para regular los recursos hídricos en las subcuencas del alto Magdalena, Río Suaza, Río Guachicos, Rio Negro, Rio Mazamorras, Rio Blanquito, Rio Osoguaico y Rio Sombrerillos.

Este plan se convierte en la hoja de ruta para el manejo y ordenamiento del área protegida para los próximos cinco años. Cabe destacar que para su articulación, un equipo de investigadores identificaron las fortalezas ambientales y las principales presiones a las que se enfrenta la zona. 

“Este documento es el resultado de la construcción conjunta con los actores estratégicos relacionados con el área protegida, y para ello, se adelantaron talleres de articulación institucional y de participación comunitaria en los cuatro municipios del sur del Huila”, aseguró Agudelo Perdomo.



Por: Ivania Alejandra Aroca Gaona. Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here