Crisis en La Guajira, ¡más que una emergencia económica!

0
1686
Por: Erica Correa – Facilitadora Escuelas Digitales Campesinas La Guajira

El Gobierno Nacional aun NO decreta estado de emergencia económica y social en el departamento de La Guajira

La muerte de niños por causas asociadas a la desnutrición, las condiciones de extrema pobreza en la que viven la mayor parte de las comunidades indígenas, especialmente las ubicadas en los municipios de Uribía y Manaure, la detención de altos funcionarios públicos del departamento, entre otras tantas cosas conocidas y otras que nadie quiere reconocer, no son razones suficientes para ello.

Crisis
Foto: La Libertad

Los Municipios en donde habita la mayor parte de personas en condiciones infrahumanas: sin agua, sin salud, sin educación, sin transporte, sin justicia, sin democracia, sin alimentos, sin empleo, etc, son Uribía y Manaure, los cuales juntos cuentan con más de 200.000 mil habitantes y donde aun no hay fallas políticas y administrativas ante la “Justicia Colombiana”.

Los medios y casi que el país entero podrían culpar al mismo pueblo, por defender a quienes han acabado los recursos de este bello y al mismo tiempo sufrido territorio, pero si miramos quienes tienen la vocería y quienes marchan, no llega ni al 0.1% de los habitantes, son solo aquellos que han sido parte de esa administración y los pocos líderes que venden el espíritu de su pueblo. Sí se tomara lista y se verificara quienes son los que defienden y hablan por el pueblo, claro de seguro habrá unos cuantos que no son nada, solo amigos.

El pueblo no habla, ¡la corrupción esta hasta en quienes deberían controlar y definir justicia en el país!, ¡la crisis es más que emergencia económica! No hay verdaderos líderes, solo hay mercaderes y esta lucha propia de un pueblo, podría tardar años.

En medio de toda la crisis, es triste que se utilice la cultura Wayuu para defender o para culpar tal situación o una persona en particular. Se seguirá esperando que los líderes animen un pueblo confundido y lleno de pobreza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here