Debemos tomar el buen camino

0
1348
Por: Luis Alejandro Salas

Consejeros

“Ese muchacho cogió por mal camino” es una expresión de profundo significado familiar y  social. Quiere decir que su vida no corresponde a lo que denominamos un buen comportamiento, es de mala conducta, no hace quedar bien a su familia.

En la tierra somos peregrinos, estamos de paso; el camino de la vida se termina con el sueño eterno y debemos andarlo paso a paso, con entusiasmo y rectitud.

Los viajeros tienen que emprender siempre su camino. Las vías permiten la unión, la comunicación, el intercambio, los conocimientos de otras culturas.

En nuestro país llamamos veredas a unas partes del territorio, más o menos grandes, casi siempre rurales pues en las ciudades se denominan barrios. En países vecinos las veredas son los caminos y de allí la canción que dice “voy por la vereda tropical”..

Las vías o los caminos son muy diversos y pueden recorrerse de múltiples maneras. Muchos son naturales y otros corresponden al ingenio y a la obra humanos. Algunas veces son privados, o sea que pertenecen a los dueños del terreno, y otros son de servicio público.

Hay trochas, caminos de herradura, caminos reales. Los caminos no son exclusivamente para los caminantes, los marchistas, los corredores, los atletas; son para todos.

Hay caminos estrechos y amplios, algunos para humanos y animales, otros para máquinas o vehículos que permiten transportar personas o cosas, como carruajes y carretas, bicicletas y motocicletas, automóviles, buses y camiones; son las carreteras en el campo y en los pueblos las calles y carreras, las diagonales y las avenidas.

Los caminos de hierro son para trenes, ferrocarriles y tranvías. Hay también mares, lagos y ríos que son vías acuáticas para canoas, lanchas, yates y buques. Por los aires van los helicópteros y aviones.

Muchas veces tendremos que abrirnos camino y abrir caminos.

Y siempre tendremos que usarlos bien, defenderlos, protegerlos, según sus características. Son bienes comunes y por tanto a todos corresponde cuidarlos.

Hay que buscar la seguridad, evitar los daños por las lluvias, no arrojar basuras, mantener sin desechos las cunetas y desagües, vigilar los puentes, hacer mantenimientos…

Tenemos que buscar el buen camino, cualquiera sea nuestro propósito. Y debemos motivar y ayudar a los demás a hacer lo mismo.

Ojalá encontremos buenas compañías para transitar por la vida. Traer a alguien al buen camino es sacarlo del error o apartarlo de la mala vida; si tenemos esa oportunidad, hagámoslo.

Caminar derecho es proceder con rectitud; es lo que deberíamos hacer siempre. Pero como a veces nos equivocamos, a pesar de nuestra buena intención, quizás haya que regresar, corregir y emprender nuevamente la marcha, para vivir bien nosotros,  para convivir como debe ser, para dejar vivir al prójimo en paz.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here