Desarrollo colectivo y sostenible, una apuesta comunitaria en Antioquia

En las veredas San Luis y El Prodigio, Antioquia, las comunidades han fortalecido sus capacidades de liderazgo y le han apostado al cuidado del medio ambiente y al cultivo sostenible de cacao, para reconstruir el tejido social y proyectar un futuro lejos de la violencia.

0
314
Foto por: AFE - https://cutt.ly/wWwVXLD

El municipio de San Luis está ubicado al oriente del departamento de Antioquia, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística- DANE cuenta con una población de 12.995 personas, y su economía depende principalmente de actividades agropecuarias como la agricultura y la ganadería. Sin embargo, este territorio ha sido disputado por grupos armados al margen de la ley, pues su geografía y riqueza natural facilitan la proliferación de cultivos de uso ilícito.  En consecuencia, la población enfrenta condiciones de pobreza, poca oportunidad laboral y el flagelo de la violencia, así lo asegura la Corporación Prodepaz.

Con el propósito de contribuir al fortalecimiento del tejido social, llevar bienestar a las comunidades y aportar a la construcción de paz, la Asociación de Fundaciones Familiares y Empresariales – AFE creó el programa Desarrollo Integral para Comunidades Sostenibles, cuyo principal objetivo es generar capacidades individuales y colectivas para mejorar  las condiciones del territorio. Logrando comunidades que lideren su propio desarrollo de la mano de la Asociación de Cacaoteros de El Prodigio – ASOCAPRODI y el Servicio Nacional de Aprendizaje – SENA.

Le puede interesar: Cacao para un desarrollo sostenible, la apuesta de jóvenes vallecaucanos

Por más de 3 años han implementado proyectos bajo las siguientes líneas de acción: salubridad, formación para la vida y generación de ingresos. De acuerdo con la AFE, con estos enfoques se ha logrado mejorar la infraestructura hídrica y promover el cuidado del medio ambiente, articulando 80 filtros de purificación en el corregimiento de El Prodigio. Además, los habitantes de este corregimiento y la vereda Siete Vidas se han formado en el manejo adecuado de residuos dando como resultado la creación de 2 comités de reciclaje comunales.

Además, le han apostado al embellecimiento de las veredas por lo que en jornadas colectivas se han pintado las fachadas de los hogares y establecimientos, con el objetivo de que la región sea más atractiva a la vista de los turistas. En cuanto al acceso a la educación, se han implementado programas formativos en temas como liderazgo, orientación vocacional, comunicación asertiva, alfabetización y se han otorgado más de 25 becas para carreras de educación superior. 

Otro de los procesos más significativos que se encuentra en desarrollo, es el de la implementación de estrategias para la generación de ingresos que le permita a las familias tener una estabilidad y mejorar su calidad de vida. En ese sentido, la entidad le apuntó a aumentar la productividad del cultivo de cacao en la región, ya que es uno de los frutos más cosechados. 

Así, los cacaocultores se han formado en buenas prácticas de siembra, el cuidado de las semillas, la tecnificación de los cultivos, el uso de insumos orgánicos, costos de producción, el aprovechamiento sostenible del cacao y, la transformación en materias primas como el chocolate a partir de maquinarias que han sido donadas por la AFE.

Con el fortalecimiento de estas dinámicas agropecuarias en el cultivo de cacao se ha logrado impactar a 341 familias: 143 de Siete Vueltas y 198 de El Prodigio, que dependen de este fruto y con ideas innovadoras le apuestan al desarrollo integral de su vida y su territorio de forma sostenible y resiliente.

 

Por: Jennifer Cristancho Medina. Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here